Andrés Zuno, cantante y actor mexicano

Para la edición especial del segundo aniversario de Mav, tuvimos la fortuna de platicar con Andrés Zuno. Además de lanzar su nuevo sencillo “Vuelo” el 16 de mayo, acaba de estrenar serie en Amazon Prime llamada “Todo por Lucy”.

MAV: ¿Cómo es un día normal para Andrés Zuno?

ANDRÉS: Tengo una rutina bastante establecida. A pesar de que en esta carrera salen cosas de un día para el otro o cambian las cosas ese mismo día. Trato de llevar lo más que puedo una rutina establecida para a partir de ahí poderme mover.

Creo que esto lo he adquirido con los años. Se necesita establecer cierto orden y ritmo para estar bien. Trato de cuadrarme y hacer ejercicio a la misma hora, tratar de hacer mis comidas en mis horarios. Porque es muy fácil que todo se salga de control, trato de tener un equilibrio con mi salud mental, física y emocional manteniendo un ritmo.

Trabajo mucho desde mi oficina personal; desde mi computadora con todo lo que tiene que ver con la música, si escribo un poco, la producción, etc. 

Paso mucho tiempo de producción en mi oficina y promociono cuando las cosas están por lanzarse. Pero siempre con la flexibilidad por si sale alguna cosa imprevista.

Andrés Zuno para Revista Mav
Andrés Zuno

MAV: ¿Recuerdas lo que sentiste la primera vez que actuaste?

A: Mi primer recuerdo en la actuación fue estar en una obra de teatro para un 10 de mayo. Sentía que estaba en el lugar correcto y de estar haciendo lo que tenía que hacer. Era una sensación que se daba de manera natural.

Conforme fue pasando el tiempo las experiencias comenzaron a intensificarse y vivir un sentido de pertenencia. Cuando estuve frente a una cámara por primera vez, desaparece el concepto de cámara. Entro en un momento de trance en el que soy, me transformo, vivo y vibro. 

Es una sensación muy particular, por eso cuando me preguntan por qué me dedico a la actuación. Siempre les digo que yo no la escogí, la actuación me escogió a mí. Cuando estoy ahí, realmente siento que mi alma y mi corazón se empatan con lo que está sucediendo.

MAV: ¿Qué proceso haces para preparar cada personaje?

A: Soy de la idea de que los personajes te hablan de una manera no literal. En el momento en el que llegan los personajes que he hecho es una naturalidad importante. Creo que se van construyendo con el paso del tiempo. 

Con la televisión es un proceso de construir, de familiarizarse, de meterte en la piel del personaje. Trato de no casarme con ideas preconcebidas sobre los personajes, porque creo que los delimito mucho a hacer cosas de forma estricta. Porque nosotros los seres humanos no somos tan estrictos con nuestra vida y nuestra propia personalidad. 

En lo personal, lo que me ha funcionado es que conforme va avanzando y creciendo; encontrando su propio ritmo, su propia voz es en donde salen esas pequeñas sutilezas y detalles de cada uno.

Es un proceso de búsqueda y de ir encontrando su propia voz. También es a partir de la relación que tiene con los otros, de lo contrario siento que se vuelven un monólogo.

En el teatro también es un poco de eso, el proceso de ensayos es para encontrar a los personajes, para construirlos, etc. Pero yo creo que se encuentran en la función número 20. Es como una coreografía o un baile. Cuando lo dominas tienes la posibilidad de hacer otras cosas que no haces al principio porque apenas lo estás controlando al cien.

Andrés Zuno

MAV: De los personajes que te ha tocado interpretar, ¿cuál o cuáles han sido un verdadero reto para ti?

A: Creo que todos, de alguna manera representan un reto en ese momento. Hay un par de personajes que se me vienen a la mente. Uno de ellos es el personaje que hice en la novela de “La doble vida de Estela Carrillo”. Tom se llamaba y era alguien que abusaba físicamente de su esposa, la golpeaba y había escenas muy difíciles de violencia intrafamiliar. Lo que sentía en ese momento era preguntarme cuántas mujeres no han vivido con un ser maldito como este que estoy interpretando. 

Hacer un personaje como este era apretar el botón de alarma y decir lo que está pasando; saber que no estás sola, si conoces algo así, si eres víctima de esto muévete de ahí.

Hice otro personaje de una chica trans que se llama Rox. Lo que era complicado de interpretar de este personaje era que le aparecían estigmas. Era alguien que se enfrentaba a sucesos religiosos en donde se le abría la piel, las manos y los pies. Lo que ponía en juego o en tela de juicio era el dogma religioso, las creencias, lo que está bien y lo que no.

Ella se decía que las personas que están pasando por lo mismo eran las elegidas por Dios. Había un choque de creencias, de lo que es pecado y lo que no, a quién le dice Dios que sí y a quién no. Todo le pasaba a ese personaje, de hecho teníamos un hashtag que decía #SufroComoRox; le mataban a la mamá, la secuestraron, la maltrataron, tenía estigmas y parece chiste pero en el guión original aparecía que tenía una enfermedad terminal. 

La transformación en vestuario y maquillaje para interpretar a Rox tardaba alrededor de 6 horas; entre el vestuario de ella y las cicatrices de los estigmas. Tenía que tener las manos alzadas, no podía pisar y tampoco podía recargarme porque la espada la tenía lacerada.

MAV: ¿Cómo llegó Esteban de la serie de Todo por Lucy a tu vida?

A: Hace un año me contactaron, me platicaron del proyecto y originalmente me querían para el papel de Federico. No sabíamos bien cómo iba a ser la dinámica. Eso sí, desde que se hizo la primera lectura de guión, hicimos ejercicios de improvisación, el productor y el director me dijeron que iba a ser Esteban. A partir de ahí, se empezó a buscar a Federico, no quería una pareja de revista, más bien algo de carne y hueso, una pareja medio dispareja.

Nunca había hecho comedia y cuando me dicen de esta oportunidad me emocioné muchísimo. Es una serie inspirada en la emblemática I love Lucy de los años 50’s en Estados Unidos, la sitcom más importante de la historia, por ser quizá la primera en tener tanto éxito y que además rompe con muchos paradigmas establecidos de su época.

Todo por Lucy tiene como premisa las aventuras, los tratamientos de los guiones vienen a partir de las situaciones que se vivieron en 1950, es una versión completa y absolutamente libre, porque de entrada las cosas hace 70 años eran completamente diferentes. Lo descubrimos cuando lo estábamos leyendo ya que ni siquiera es políticamente correcto como el papel de la mujer en el matrimonio, el machismo, la misoginia, la opresión, etc. 

En aquel entonces las parejas dormían en camas separadas, era impensable que se mostrara en televisión que la pareja casada durmiera en la misma cama. Además es la primer serie en que se viera una mujer embarazada y que había un matrimonio interracial ya que la protagonista es estadounidense y su esposo era cubano. 

Ahora esta versión propone cosas que no se habían propuesto en comedias en español. Para empezar Lucy y Ricky no están casados como en la original, así que la aventura es que van a vivir juntos en unión libre y descubrir si funciona. 

El otro matrimonio que es Ethel y Fred en la versión original es un matrimonio que se la vive quejándose del marido, el marido se la vive ignorando a su esposa. Y ahora se propone el matrimonio de Esteban y Federico, que lo moderno no es que sea un matrimonio gay si no que se plantee una relación de esta naturaleza mucho más profunda.

MAV: ¿Cómo te sentiste al interpretar a Esteban?

A: Esteban es muy divertido y me atrevo a decir que ahora que lo veo me cae mejor que cuando lo estaba haciendo. Cobró una voz y una personalidad propia con una manera de ser muy particular. Fue un personaje que tomé con mucho cuidado y que poco a poco fui descubriéndolo y habitándolo.

Es sin duda el alma de la fiesta, es de esos personajes brillantes y carismáticos que existen en este tipo de series. Es ese personaje que encuentra una solución para las cosas, el más extrovertido. La verdad es que lo disfruté mucho.

Es una serie ligera, todos los actores y el elenco está exquisito. Los personajes son muy cercanos, te puedes identificar con ellos porque están en un plano muy cercano y adorable. 

MAV: ¿Qué opinas al respecto de hacer producciones con inclusión forzada?

A: Desafortunadamente la televisión tiene un récord muy malo en cuanto a estos personajes. Además tienden a hacer que la comedia está en estos personajes en sí, es decir, es chistoso porque ser gay es chistoso entonces el personaje tiene que hacer ciertas cosas que desafortunadamente para mi gusto están completamente incorrectas.

Yo quería hacer un personaje completamente entrañable, humano, que no tenga ningún freno en cuanto a su personalidad. Es una persona extrovertida y tiene una personalidad característica no por el chiste, no por hacer o representar ni caricaturizar una preferencia.

Lo que me encantó de Todo por Lucy es que son los tíos de Ricky, son un matrimonio que vive alado y que son un matrimonio. Tienen días buenos y días malos, situaciones chistosas, situaciones entrañables y ya. No existe nada de morbo, son personas que viven cómodos siendo como son sin dar explicaciones. 

MAV: ¿Cómo ha formado parte de ti la música?

A: La música siempre ha formado parte de mi vida. En donde gasté mis primeros ahorros fue grabar un disco de 4 o 5 temas a los 18 años. Siempre perseguí conseguir una carrera como cantante.

En aquel entonces había factores que hacían más complicada la búsqueda de la carrera musical como principal a diferencia de la actuación. En ese momento fue el boom de los reality shows de música y si querías figurar en ese mundo tenías que pasar por ese proceso y yo decidí, en vez de meterme a esos reality shows, estudiar la carrera de teatro.

Si en teatro me volvía a encontrar la música ¡qué maravilla! es algo que me gusta y que quiero hacer. Afortunadamente siempre me ha buscado y siempre me ha encontrado. 

Dentro de las telenovelas se prestó que cantara temas dentro de ellas. Después viene el teatro musical trayendo un proyecto muy importante que es Mentiras. Y viene con un super regalo que era haber grabado la banda sonora de la obra. El disco fue una experiencia increíble y me acercó a este sueño que siempre había tenido.

Terminando mi etapa en el musical, decido aventurarme como solista y grabar música. Hice mi primer disco que se llama “Más de una vida”. Desde entonces hasta hoy se ha vuelto un proyecto independiente; que me permite mostrarme al público también en una faceta mucho más íntima y personal porque el que canta soy yo.

Me preguntan por qué Andrés es el nombre que uso en la actuación y Andy en la música. Pues es eso, Andy me llama mi familia y amigos, es una cuestión muy cercana a mí y cuando canto y presento esto soy yo, es lo que hay dentro de mí.

MAV: Cuéntanos de tu nuevo sencillo 

A: El 16 de mayo se lanzó un nuevo sencillo que se llama Vuelo, una canción que forma parte en 1991 del disco de Ricky Martin. Y no es porque sea mía pero siento que es la mejor versión que existe de esa canción. Es una canción que trabajé mucho con los productores para lograr una versión que conservara la esencia de la primera y explorar un poco de electro pop con lo he venido jugando. 

Espero que a la gente le guste mucho, es una canción que a mí me cautiva. Jugar con las baladas, esas canciones que en algún momento lanzaron Yuri, Amanda Miguel, Lucero, Thalía,  grandes cantantes e intérpretes y hacer un tributo a las mujeres que han dejado huella en la música y en el pop en español adaptándolas a la voz masculina y cantar desde ese lugar, creo que funciona muy bien.

MAV: ¿Cómo logras equilibrar la actuación y la música?

A: Al final del día creo que es una sola cosa. Las dos vienen desde un lugar muy honesto y orgánico por decirlo de alguna manera. Se complementan, se completan y hay mucho trabajo detrás de las dos, hay mucha pasión, mucha entrega y mucho cariño. Le tengo mucho respeto y muchísimo agradecimiento a los espacios donde me puedo desenvolver como actor y cantante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.