Mayra Batalla: Haciendo historia en Cannes

Mayra Batalla estudió la licenciatura en actuación en La Casa del Teatro. Posteriormente viajó a París, Francia, para estudiar una especialización en performance vocal con técnica Roy Hart y teatro coreográfico en Panthéâtre.

Ha participado en diversas obras de teatro, tales como: “Bárbara Gandiaga”, “Las cosas simples”, “Ángeles en América”, “Si una noche o algo así”, “La viuda astuta” y la más reciente “En la mira” en Microteatro.

Ha actuado en numerosos cortometrajes y largometrajes tales como: “Partes usadas” y “Las horas muertas”, de Aarón Fernández; “El sueño mexicano”, de María del Pilar Montero, “Cásese quien pueda”, de Marco Polo Constandse, “Vive por mí”, del director español Chema de la Peña, “La carga” de Alan Jonsson y «¿Qué culpa tiene el niño?”.

También ha trabajado en series como “Los Minondo”, “Pacientes”, “Kipatla”, “Crónica de castas” y “La Sombra del Ángel”. Actualmente podemos verla en “La Bandida”, “Rosario Tijeras”, “El Secreto de Selena” y “Tijuana”.

MAV: ¿Cómo fue que iniciaste tu carrera?

MAYRA: Yo soy de Álamo, Veracruz. Fui la típica niña de la escolta, poesía, oratoria, banda de guerra y todo lo que la escuela me pudiera ofrecer que no fuera español y matemáticas lo tomaba.

A muy temprana edad, ingrese a los cursos de teatro en la secundaria y después fue cuando inicie a hacer teatro universitario. Aunque seguía en prepa, el profesor de universidad también estaba en prepa y yo ya era parte de los puntajes universitarios. Después me gané una beca para hacer un diplomado en un convento que organiza el INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes) y estuve un año cuanto tenía 17.

Apenas cumplí los 18, me mude a CDMX a estudiar la carrera de teatro en La Casa del Teatro. Después realicé una especialización en París en teatro corporal y técnica vocal y he realizado una serie de talleres y castings. Al final una cosa ha llevado a la otra durante mi carrera.

Mayra Batallas para Revista Mav
Cortesía: Mayra Batallas

TAL VEZ TE PUEDE INTERESAR: NATASHA DUPEYRON, ACTRIZ Y ACTIVISTA MEXICANA

MAV: ¿Porque decidiste ser actriz?

M: No era como que veía novelas, porque no va por ahí. Curiosamente nunca las he hecho pero tenía que ver más con el escenario y el asunto de contar historias. Es lo que mas me divertía; fue un camino que tome y nunca se detuvo.

No tuve como esta crisis a los 17 años donde te preguntas ¿qué voy a hacer de mi vida? Fue muy claro que ser actriz era lo que me gustaba y simplemente me enfoque en ir tomando lo que tenía a mi alrededor. Las oportunidades que se me presentaban me acercaban más a esto. Empecé en el teatro, pero después fue el cine. Por fortuna nunca he tenido que decidir entre el teatro o el cine, sino más bien me gusta contar historia; suena bastante rápido, aunque no lo ha sido.

MAV: ¿Qué te llevas de tu última película “Noche de Fuego” la cual se presentó en el Festival de Cannes?

M: Noche de fuego sin duda ha sido el trabajo más riguroso y más exigente que he tenido. El personaje que más ha requerido de mí en mucho sentidos y más de que se haya estrenado en el Festival de Cannes.

Cannes es el sueño de todos los que hacemos cine, es el festival más importante del mundo. Es como ir a las olimpiadas, tal cual. Es muy bonito porque más allá del glamour que representa, se trata de ir a ver películas, convivir con gente de todo el mundo que le gusta hacer lo mismo que tú y que seguramente sueña desde niño como tu estar en la pantalla y compartir una historia.

Y se que tenemos de este lado el mundo Hollywood y todo eso, pero es otra sensación. Es mucho más cercano a la gente, las películas se proyectan en la playa de verdad algo único. Y no existe esta división de celebridades y público, fue un gran regalo y un gran orgullo estar ahí.

Ya quiero que vean la película, próximamente se estrenará en México. Estaría increíble platicar con ustedes después del estreno y escuchar su opinión.

Cortesía: Mayra Batallas

MAV: ¿Cuáles son tus metas a largo plazo o que personajes o proyectos te encantaría hacer?

M: El gran sueño a largo plazo es morirme haciendo lo que me gusta, así de sencillo. Si se puede que sean historias divertidas que conmueven a la gente. Estaría increíble más allá de decirte lugares, países o directores.

Al fin y al cabo se reduce en que te la pases bien y logres una conexión con el público. Que sea divertido aunque tengas que llorar.

MAV: ¿Qué consejo le darías a las niñas que quieren ser actrices en algún momento de su vida?

M: Qué ser actriz es algo muy serio, requiere mucha disciplina no solamente estar guapa ni tener bonito cuerpo. Requiere disciplina contigo mismo y un trabajo personal de toda la vida. Que si lo quieres hacer tu puedes ¡hazlo!

No se trata de que alguien te dé la oportunidad, si no de que tú vayas y tomes esas oportunidades. Por supuesto, harás castings y tendrás que convencer a mucha gente, pero al final se trata de digas yo quiero eso, vayas por ello y no te quites y no te desanimes. Van a ser cientos de no y tienes que estar dispuesta a aceptarlo y seguir.

MAV: ¿En algún momento de tu carrera te han dado ganas de no seguir?

M: No, han habido muchas épocas que son difíciles y te dicen no muchas veces. Y no entiendes por qué, pero a veces simplemente no estas lista.A veces uno cree que está lista para lo que sea y todo mundo quiere ser protagonista pero más allá de el título, ser protagonista en cualquier proyecto es ser la persona que más trabaja. Por lo tanto el que más se ve, pero tiene un costo, el cual no todos están dispuestos a pagar. Todo el mundo quiere el premio pero no trabajar por ello.

Nunca he dudado de ser actriz, ni de estar en donde estoy, pero sin duda ha habido momentos duros de tristeza y depresión.

Creo que los actores son las personas que reciben más no en su vida. De cien castings que hagas a lo mejor en uno te van a decir que sí y eso es poder convivir con el no y no es algo sencillo.

Podrás tener muchas ganas y deseos pero saber si tu eres bueno para eso es un paso de madurez muy difícil de dar y que difícilmente te lo respondes a ti mismo porque es algo muy duro. Entre más pronto tengas ese acto de honestidad contigo de decir «quiero ser patinadora de hielo» o lo que desees, me encantaría pero debes de preguntarte ¿tengo la capacidad? ¿soy  bueno? y de ahí tomar la decisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.