Nasty Gal: La verdad detrás de la «Girlboss».

Todos, en algún punto de nuestras vidas, hemos escuchado historias inspiradoras de gente que no nació en cuna de oro; y después de trabajo duro, creatividad sin límites y nuevos talentos que descubrieron en el camino, lograron romperla en grande. Y es así es como surgió Nasty Gal, una marca e-commerce de ropa vintage para «empoderar a la mujer».

En un pequeño departamento en San Francisco, California; con un desagradable empleo que le dejaba mucho tiempo libre para navegar por internet, y un gusto particular por la moda de los años 70; Sophia Amoruso se abría paso por las ventas de puja en ebay con el nombre de Nasty Gal Vintage, en el año 2006.

Nasty Gal
FOTO: GETTY. Sophia Amoruso en la fiesta que le organizó la revista ‘Forbes’ para celebrar su portada a ‘las mujeres hechas a sí mismas, en 2016. 

En ese tiempo, las redes sociales y el mundo de la web no eran tan cruciales en la vida de la sociedad contemporánea. Pero Amoruso, vio un futuro prometedor para convertirse en una empresaria exitosa y no tener que preocuparse más por buscar un trabajo que le deje dinero para pagar las cuentas.

AMOR POR NASTY GAL

Haciendo un pequeño resumen de lo que llamaron en su momento: «el meteórico ascenso de la veinteañera precaria que se convirtió en la super jefa de la moda». Te contamos como se transformó en un corto tiempo, en una vendedora destacada de la página de subastas, gracias a su estrategia definida.

Se dio cuenta que una buena foto trabajada, resaltando la fuerza de la prenda en la modelo, con nombres icónicos y una descripción perfecta de la esencia de cada pieza, hacia que los usuarios desearan más los artículos, dando como resultado una venta con varios ceros en un corto tiempo.

Nasty Gal

Todo iba perfecto, hasta que la vetaron de ebay, gracias a la envidia de otros vendedores similares. Pues ellos argumentaban que ella se hacia pasar como un comprador y aumentaba el precio de la subasta. Algo que hasta la fecha nunca pudieron comprobarle, pero terminaron por manchar su reputación.

Aunque la situación terminó por beneficiarla, pues en el 2008 creó su propia web de ventas y en menos de dos años, Nasty Gal facturaba 100 millones de dólares al año en ventas, con más de 300 empleados. Incluso fue mencionada por Forbes como persona aspirante a la lista de las 400 personas más adineradas de Estados Unidos, con un patrimonio cercano a los 300 millones de dólares.

GIRLBOSS

Serie de Netflix "Girlboss". Basada en la vida de Sophia Amoruso, fundadora de Nasty Gal
Foto: Netflix «Girlboss»

Su ascenso a la cima era innegable. Tanto así, que Netflix decidió producir la serie basada en su libro autobiográfico, lanzado en el 2014, Girlboss donde cuenta su historia y de como paso de ser una emprendedora a una empresaria reconocida en la industria de la moda.

La serie se estrenó en el 2017 y cuenta con una temporada de 13 capítulos, misma que Amoruso dirigió y supervisó de cerca, junto con Charlize Theron.

Sophia Amoruso es, lo que podríamos describir, como una mujer rebelde que crea sus propias reglas (mismas que rompe); que no se sabe estar quieta y que hará de todo con tal de lograr sus objetivos. Una historia que acabo en un cuento de hadas, o por lo menos, es lo que la plataforma de streaming nos hizo creer.

BADBOSS

Girlboss': capitalismo, feminismo y privilegios | Zena
Sophia Amoruso en la premiere de la serie de Netflix «Girlboss».

«Desafortunadamente» Netflix canceló la segunda temporada de la serie, debido a las polémicas en las que estaba envuelta la empresa y su fundadora. Al parecer, Nasty Gal había despedido injustificadamente a cuatro mujeres embarazadas, al pedir los días que les corresponde por ley al dar a luz.

No solo era ilegal lo que la empresa les estaba haciendo, si no que era un acto bastante hipócrita, deshonesto y cero profesional. Destruyendo la «ideología» de empoderar a la mujer de la marca, mostrando una imagen que no correspondía con sus acciones.

Las 4 ex empleadas, aseguraron en la corte en el 2015 que Nasty Gal era «un lugar horrible para las mujeres profesionales que se embarazaban». Etalia Gold, una de las demandantes, alegó discriminación por parte de la empresa, quien solía despedir a las empleadas para «no tener que lidiar con lo que percibe como inconvenientes por trabajar con embarazadas«.

Más tarde surgió otra demanda para Amoruso, por evitar sus responsabilidades con la salud de los trabajadores. Farah Saberi regresó a trabajar después de una cirugía de corazón y se encontró que la habían aislado, había sido recortado su salario y poco después eliminaron su puesto. Además, aseguró que la empresa no había cubierto ningún gasto médico de la cirugía o de la recuperación, aun cuando les correspondía hacerlo.

La realidad no es como en las películas ¿o sí?

La empresa se las arregló con los demandantes por afuera de los tribunales. Pero el daño ya estaba hecho, produciendo una ola enorme de hate. De acuerdo con los reportes de Glassdoor en el 2015, una plataforma donde las compañías son reseñadas desde el punto de vista de sus empleados, Nasty Gal tenía el 15% de aprobación y la compañía era sumamente criticada por su «tóxico» ambiente de trabajo.

¿Recuerdas el personaje de Miranda Presly? Bueno, afirmaban que la empresaria le había quitado el puesto de jefa pedante y sin sensibilidad. Tanto así que los titulares de las noticias eran: «El diablo no viste Prada, usa zapatos Jeffrey Campbell (marca de zapatos que Amoruso popularizó)«.

TE PUEDE INTERESAR: 7 PELÍCULAS QUE TODA FASHIONISTA DEBE VER

Hasta que punto, uno puede permitir convertirse en un ejemplo a seguir, como una super jefa pasa a ser una super villana en un periodo corto. ¿Será que alcanzar el éxito hace que pierdas piso? O simplemente, con el paso del tiempo reflejas la verdadera personalidad. Lo que si sabemos, es que no puedes ir por la vida mostrando la bandera de crear una comunidad de girlboss, cuando demuestras lo contrario.

¡Adios Nasty Gal! ¡Hola Girlboss! ¡Adios Girlboss!

Como resultado de una firma de moda con el nombre manchado, los números de venta en rojo, en el 2016 terminó por declararse la empresa en bancarrota. Vendiéndola a Boohoo Group por 20 millones de dólares.

Sin contar que se le acusaba, ese mismo año, a la empresa de robar diseños y venderlos como propios. Esta no es la primera vez que se escucha que, una marca le copio a otra y vende artículos casi exactos. Pero para no andar en especulaciones te mostramos algunos ejemplos para que saques tus propias conclusiones.

wang-nasty-gal
Alexander Wang vs Nasty Gal
givenchy-nasty-gal
Givenchy vs Nasty Gal
nasty-gal-kane
Christopher Kan vs Nasty Gal

Para redimirse de su mala imagen y después de despedirse de Nasty Gal, Amoruso fundó la empresa Girlboss, una red profesional para mujeres ambisiosas; con el objetivo de crear una nueva realidad donde las mujeres puedan progresar personal, profesionalmente y al servicio de los demás.

«Girlboss es una comunidad de mujeres fuertes, curiosas y ambiciosas que redefinen el éxito en nuestros propios términos. Estamos aquí para informar, entretener e inspirar acciones a través del contenido y las experiencias que creamos. No nos disculpamos por nuestras creencias y valores de apoyar a las niñas y mujeres que persiguen sueños tanto grandes como pequeños.» de acuerdo con su website.

¿El fin de Sophia?

Al parecer la historia se vuelve a repetir, pues por temas de Covid-19, nuevamente Sophia se despide de su propia empresa. De acuerdo con un comunicado largo que dio en su cuenta de instagram declaro: “La pandemia ha causado estragos en innumerables negocios experienciales y con publicidad, y lamentablemente no estamos exentos”.

“El negocio de Girlboss se basa en dos cosas para generar ingresos: eventos y marcas que patrocinan esos eventos. Sí, también organizamos podcasts, enviamos newsletters y somos muy visibles en redes sociales, pero la mayoría de nuestras asociaciones de marca también se basan en cierta integración con el Rally Girlboss”. Mencionó y asegura que contará todo a detalle, en su próximo libro.

No cabe duda que a veces el destino juega de modos que no comprendemos. Lo que si es de reconocerle a Sophia Amoruso, es su tenacidad y fuerza para levantarse en cada obstáculo. Lo importante de todo es aprender de los errores y seguir tu camino sin pisar a nadie. Y sobre todo seguir tus ideologías, luchar por ellas y hacerlas valer, sin engañar a nadie.

Se debe de ser uno mismo sin aparentar algo que no es. Porque la única moneda con la que se pueden pagar las mentiras, es con la verdad, y muchas veces el precio es mucho mayor de lo que imaginamos. Y tú ¿qué hubieras hecho en su lugar?

1 thought on “Nasty Gal: La verdad detrás de la «Girlboss».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.