THE VINTAGE CLAN: Emprendimiento joven y femenino

Los inicios de The Vintage Clan, se remontan a este punto de encuentro, en donde 8 chicas con proyectos independientes y excluidas de los grandes bazares decidieron emprender tanto su bazar, como una tienda propia por su cuenta.

Carmen Arredondo, una de las fundadoras de ambos proyectos habló con Revista Mav para conocer a fondo los retos que trae consigo emprender en tiempos de pandemia.

Tal vez te puede interesar: Ferrari: de las pistas de Fórmula 1, a las pasarelas de moda

MAV: Sabemos que The Vintage Clan es un bazar de ropa pero en su opinión ¿Qué las hace especiales o diferentes a las demás?

CARMEN: Los inicios de The Vintage Clan se remontan a antes de la pandemia. En este contexto, por lo general nunca nos invitaban a los bazares más grandes o famosos, así que entre amigas nos unimos y decidimos hacer nuestro propio bazar.

Al iniciar nuestra meta siempre fue, y ha sido el invitar marcas que estén iniciando su carrera o sean relativamente nuevas, siempre y cuando promuevan ropa vintage o second hand (segunda mano), a precios justos.

Puedo decirte que nuestro diferenciador, es que nuestros precios siempre han sido más accesibles en comparación con otros bazares; además, tratamos de llevar un promedio justo de expositores (15 lugares máximo), para que sea justo tanto para compradores como vendedores.

Al final siempre tratamos de darle un trato justo a todos. Puedo decirte que fuimos de las primeras en hacer presentaciones de cada expositor para que con ello, nuestros clientes los conocieran bien días antes del evento y tuvieran mejor recepción.

MAV: ¿A qué le atribuyen el auge de la venta de ropa second hand?

C: Recuerdo que en mi salida del kínder, mi mamá no tenía dinero pero me compró un vestido súper lindo, yo me veía divina. Me acuerdo que mis tías me dijeron que el vestido era lindo, y yo: “si mi mamá me lo compro en la esquina, es usado, ¿a poco no se me ve bien bonito?”, cuando de repente voy sintiendo el pellizco de mi mamá por detrás.

Anteriormente la ropa de segunda mano era todo un cliché, te daba pena decir que lo que comprabas era usado o de tianguis, ahora ya no. Yo siento que tal vez se debe a la economía, a que a veces encuentras cosas de mejor calidad, pero también está el rollo ecológico, es decir, cuantos litros de agua gasta la industria textil, la contaminación y ahora tenemos la mente más abierta.

También se lo puedo atribuir a que las personas queremos forjarnos una identidad; a muchas personas no les gusta ver que la vecina, tiene la misma blusa que tú compraste en una tienda. Son varios factores, pero en mi caso, como consumidora, el factor económico es el que más pesa.

Tal vez pueda interesarte: Cruella: Vestuario de ensueño

MAV: ¿A qué retos se enfrentaron al colocarse como una tienda física?

C: El proceso del cambio inició en plena pandemia. Al inicio del proyecto éramos 4 chicas, pero por temas personales solo quedamos Tania Arroyo y yo. Ninguna había abierto un negocio, yo tenía la idea de cómo hacer un plan de negocios pero nunca había implementado uno.

Ambas empezamos rentando un local chiquito, en un mal estado y con una renta alta, ahora que lo pensamos, pudimos conseguirlo más barato, pero era nuestro sueño y se podría decir que nos vieron la cara. Yo puedo decirte que pasamos de rentar un lugar horrible a tener un espacio que nos gustaba que fue remodelado por nosotras mismas; ahora rentamos en otro lado y estamos más a gusto con nuestro local; cuenta Carmen mientras me muestra los estantes de ropa que acompañan las paredes blancas decoradas con artículos vintage de su tienda.

El principal reto fue nuestra inexperiencia como emprendedoras, el conseguir los materiales para la remodelación, los preparativos para la inauguración de la tienda, pero principalmente la pandemia.

TAL VEZ TE PUEDE INTERESAR: GOTRENDIER, UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA TUS PRENDAS

MAV: Tras adquirir un lugar fijo, ¿qué cambió para ustedes?

C: Esto que te cuento, fue hace un año, pero parece que fue más tiempo. Ha sido un año lleno de experiencias y de mucho crecimiento.

Para mi The Vintage Clan somos 8 personas, estas chicas están siempre presentes en nuestros proyectos, pero The Vintage Clan House, hablando de la tienda, somos Tania y yo. Ambas tenemos más que definidas nuestras tareas dentro de este negocio, es como si ella fuera el papá estricto y yo la mamá buena onda, y creo que ese balance nos ha hecho que trabajemos cada vez mejor.

También cambió la forma de ver nuestro proyecto; nosotras queríamos que esto fuera un colectivo pero no fue así, quedamos como colectivo en el tema del bazar. Aprendimos a separar el bazar de la tienda, la amistad del trabajo, los conflictos de la amistad también, pero aún seguimos aprendiendo.

MAV: En marzo se viralizó el concepto de nenis a manera de burla, sin embargo este sector (emprendedoras) es uno de los pilares de la economía mexicana. Ustedes, ¿cómo combaten el desprecio de ser nenis en su día a día?

C: No es cuestión de combatirlo, no vale la pena pelear, es mejor demostrar con hechos lo extraordinario y fuerte que eres.

Hablamos de nenis o bazañeras, pero en realidad estás hablando de la chavita de prepa que gracias a esto puede seguir estudiando, de la chavita universitaria que se pagó la carrera gracias a esto, de la mama autónoma que sale adelante por su familia,de la chica apasionada que está cumpliendo sus sueños. 

Dice más que orgullosa, que ella entra en esta última categoría, siempre quiso tener esto y está ahí por pasión.

No necesitamos combatir contra este término, lo adoptas sin que te afecte, porque en realidad, a mí no me afecta.

Tal vez pueda interesarte: Top 5: Marcas mexicanas de ropa eco-friendly

MAV: ¿Qué requisitos buscan al armar las ediciones de su bazar?

C: Que nos caigan bien, no. No es cierto, aunque sé de muchos bazares si aplican esta regla, pero nosotras no. En The Vintage Clan buscamos que las tiendas sigan el concepto de nuestro proyecto, es decir que la ropa sea vintage, segunda mano o retro y que haya un balance entre la calidad y el precio de las prendas.

La elección se hace de la siguiente manera. Los expositores mandan una reseña de su proyecto con fotos al correo y después se somete a una votación, entre las 8 elegimos a los 15 expositores máximo, por el momento no podemos elegir más lugares, quizás en un futuro, pero no por ahora.

De hecho desde nuestra primera edición (2018), hemos aprendido mucho, no solo al escoger a los expositores sino también a organizarnos entre nosotras. Ahora tenemos el apoyo de una chica que estudió arquitectura que se encarga de medir los espacios, tenemos a Pili que se encarga de las redes, a Mariana que se encarga de conseguir los talleres, y Carmina que busca a los DJ ‘s. En fin, tratamos de mejorar con cada edición.

MAV: ¿Cuál es la parte más gratificante de su trabajo?

C: Si soy honesta, en cuanto al bazar sería la remuneración. Me encanta conocer a mis clientas más allá de vender, además tanto a mi como al resto de mis compañeras esto nos apasiona. Además, por si no te has dado cuenta soy muy parlanchina.

En cuanto a la tienda, es el hecho de tener un lugar propio, es nuestro bebe, es ver nuestro sueño hecho realidad, porque nos ha costado mucho. Hablando también por Tania, este lugar nos ha dado mucho, la pasión que tenemos por esto es lo que nos hace feliz al final del día, pese a que tengamos prioridades diferentes.

Personalmente, eso es lo que he querido desde chiquita. Es decirles a todas allá fuera “si se puede”. A mí me pone muy feliz esto además me pongo a pensar, si sobreviví en tiempos de pandemia, entonces lo que está por venir es solo lo mejor.

MAV: En años recientes, el término emprendimiento comenzó a resonar más, ¿qué significa para ustedes entrar en esta categoría?

C: Significa todo. Yo tengo una carrera universitaria pero este proyecto significa todo, es todo lo que tengo y esta es la realidad de muchas personas allá afuera.

Por qué, ¿sabes?, realmente no es fácil ser joven y emprendedor. Sobre todo cuando tienes un presupuesto limitado y tienes que atender tanto tu negocio como tus necesidades, eso significa que tienes que trabajar el doble. Pero el hecho de encontrarnos con gente que ha salido adelante con sus proyectos nos alegra el corazoncito.

De hecho cerca de nuestra tienda hay locales similares, eso nos llena de alegría el ver que alguien más logró su sueño, es más hasta les recomendamos a nuestros clientes que las visiten porque para nosotras no existe la competencia.

MAV: ¿Tienen alguna recomendación para los y las jóvenes que quieren emprender?

C: Primero que hagan un plan de negocios, que lo revisen y lo adecuen a sus necesidades. Si van a rentar un local, lleven una lupa, revisen todo, incluso la zona, pero sobre todo que no se rindan, es muy fácil tirar la toalla, más cuando no tienes a alguien que te recuerde que es tu sueño para que siga motivando a que lo consigas. 

Pero sobre todo que te asocies con alguien que pueda ser tu ancla, que sea igual de apasionado que tú, que a pesar de que sean diferentes y haya diferencia trabajen para salir adelante. Como en mi caso junto a Tania, que yo creo que somos la dupla perfecta.

Y sobre todo que entiendan que todo es parte de un aprendizaje, a lo mejor al inicio lo arruinas pero siempre debes buscar la forma de salir adelante.

MAV: ¿Cuál dirían que es el secreto detrás de su éxito?

C: La dupla que tengo con Tania. Todas las socias que tenemos, con esto me refiero a todas las marcas y chicas que venden con nosotras. A que ya estamos establecidas gracias a los bazares.

Pero principalmente se debe a nuestros clientes, amigos y a las personas que siguen con nosotras al inicio, incluso a los ex compañeros de la Universidad que nunca han comprado ropa de segunda mano pero que a través de redes vienen, eso es lo que más me llena el coranzoncito.

MAV: ¿A dónde les gustaría llegar con ambos proyectos?

C: Queremos seguir con los bazares, cuando la pandemia no lo permita, extrañamos ver a nuestras clientas y el contacto con ellas y con todos en realidad. En cuanto a la tienda, deseamos tener un lugar propio aquí en la CDMX, ya sin más rentas. Nos encantaría abrir más sucursales, pero por el momento es complicado, más no imposible.

Tal vez pueda interesarte: Condé Nast impulsa moda sustentable

MAV: Finalmente ¿Qué te gustaría decirle a la comunidad de Revista Mav?

C: Que cuando apoyas a emprendedores, bazares, a chicos y chicas, a nenis, ayudas con comida en su mesa para sus familia, reafirmas el sueño, contribuyes con carreras universitarias, proteges a mamás autónomas; cuando eliges comprar, no solo animas al emprendedor defiendes todo lo que hay detrás.

En mi caso, cuando compran aquí, están apoyando el sueño de Tania y el mío, apoyan todo el trabajo y esfuerzo que hay detrás. Nosotras siempre les vamos a agradecer a nuestros clientes, amigos y a todas las personas que nos apoyan físicamente o desde las redes, a quienes comparten, a quienes nos leen. A todos les tenemos un eterno agradecimiento porque nos hacen seguir aquí.

Así que si quieres combatir la industria fast fashion, o encontrar ropa vintage no te olvides de seguir a las chicas de The Vintage Clan en sus redes sociales: La Maria Bazar, Ecléctica, darjeelingmx, Vintache Pistache, Mágica, Unlucky clothes, Mar García y a Indomesticadxs Bazar. Y visitar The Vintage Clan House en Av. Cuauhtémoc 204-Local A, Doctores, Cuauhtémoc, 06720 Ciudad de México, CDMX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.