012. Crónicas de un apiario

La función penúltima de una abeja es recolectar néctar, la última es ser exploradora. Viajan muy lejos en busca de zonas en las que pueden recolectar recursos suficientes para mantener a la colmena. Viajan tan lejos que pueden pasar la noche en algún pequeño rincón para regresar hasta el otro día. Sin embargo en el camino se pueden tomar con todo tipo de riesgos en la intemperie.

Capítulo 12: La última etapa de vida de la abeja es ser exploradora.

La función penúltima de una abeja es recolectar néctar, la última es ser exploradora. Viajan mucho en busca de zonas en las que pueden recolectar recursos suficientes para mantener la colmena. Se van tan lejos que pueden pasar la noche en algún pequeño rincón para regresar al día siguiente.

Sin embargo en el camino se pueden tomar con todo tipo de riesgos en la intemperie. Tanto fenómenos climáticos como depredadores. Además de ser importantes para la polinización de las plantas también lo son para alimentar pequeños animales e insectos que se hallen en la región; volviéndola un elemento importante dentro de la cadena alimenticia.

Cronicas de un apiario
cadáver de apis mellífera

Había llegado el turno de despedirnos. En ese momento reflexioné que eramos un grupo multidisciplinario, que el uso de la aplicación de la apicultura tenía un campo de aplicación infinito; y lo más importante, que la convivencia con estos pequeños seres, al igual que con otros animales nos ennoblece el alma.

Así mismo me había llevado la lección de, a pesar de percibir el entorno un tanto hostil, se puede obtener lo más dulce de él y en grandes cantidades. A partir de ese momento supe que todo es posible.

Cada quien dio sus conclusiones y dirigió unas palabras a todos acerca de lo experimentado ese fin de semana. Aunque fueron pocos días aprendí mucho acerca de los valores humanos, que son lo que a final de cuentas prevalece. Hoy en día seguimos en contacto todos nosotros por medio de un grupo, apoyándonos como un equipo en los aspectos apícolas.

La mejor parte fue cuando recibimos nuestra constancia de haber realizado con éxito el curso, aunque las experiencias son las más valiosas. También nos dieron una dotación de miel, producto del trabajo de los productores dedicados a esta actividad.

miel mixteca

Después de haberme despedido de todos y haber intercambiado las últimas palabras tomé mi equipaje y fui de regreso a mi estado. De vuelta a la realidad aunque con otra perspectiva de vida y con un tanto de inspiración.

Si mal no recuerdo llegué al metro de la ciudad cerca de la media noche, dispuesto a dormir de la misma manera en que lo hice en el curso, y a pesar de no ser mi recámara, ni mi cama, me llené de paz y las aguas de mi mente se pusieron en calma.

metro de la CDMX antes de la media noche

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.