Amor a la tierra: la consecuencia ambiental del desperdicio de comida

Como humanos, olvidamos la importancia de la vida y algunas veces, asumimos que los elementos naturales de nuestro planeta van a estar disponibles siempre para nosotros. amor a la tierra

Sin embargo, la tierra está mandando cada vez más señales de que necesita nuestra ayuda. Es necesario adoptar pronto una mentalidad de amor y respeto al planeta. Pues en caso de no ser así, es probable que en un tiempo cercano, nuestro hogar deje de ser como lo conocemos.

Por otro lado, poco a poco, hay más individuos levantando su voz para intentar que las personas sean conscientes de la importancia de la ecología. 

Algunos, logran que la gente los escuche, como Greta Thunberg, quien aún con su corta edad, compartió un discurso que resonó en los medios de comunicación y formó parte de la conversación de varias figuras sociales.

Aunque, a muchas personas no les parece importante, algunas otras buscan la manera de ayudar en sus posibilidades. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con la pregunta ¿qué puedo hacer yo al respecto?

Amor a la tierra: la consecuencia ambiental del desperdicio de comida- articulo de la edición digital de febrero 2021 por Revista Mav

Amar la tierra es hacer más por ella.

Querer ayudar no quiere decir que debes convertirte en un activista a favor de la tierra, más bien, consiste en desarrollar empatía por los seres vivos con los que compartimos el planeta y en buscar la manera de cuidar los recursos que nos ofrece.

Uno de los aspectos más importantes a considerar, del cual no se habla tanto en el aspecto del cuidado ambiental, es la producción y desperdicio de la comida. 

En el artículo “El impacto de los alimentos que tiramos a la basura”, el NY Times aseguró que: “El desperdicio y la pérdida de alimentos dejan una enorme huella de carbono: el equivalente a 3300 millones de toneladas de carbono”, además de que menciona que se tira un tercio de la comida que producimos.

En sí, generar la comida para todos los humanos que habitamos el planeta, conlleva una cantidad increíble de recursos. Pero una de las áreas más contaminantes, es la ganadera, pues la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró en una nota respaldada por ONU Medio Ambiente que: 

“Si las vacas formaran un país, sería el tercero en emisiones de gases de efecto invernadero. Producir una hamburguesa drena alrededor de 1695 litros de agua. Además de aumentar los gases contaminantes que influyen en el cambio climático, la cría de vacas contribuye a la deforestación y al desplazamiento de comunidades rurales e indígenas.”

Por lo que es una pena ver como muchas personas no aprecian de la manera correcta este alimento y los productos derivados de la ganadería; ya que conllevan un sacrificio muy grande en cuanto a la salud de la naturaleza, sin considerar el sacrificio de los animales que consumimos.

Pero, el objetivo no es presentar el consumo de la carne como algo malo o pedir que no se incluya en la dieta. Incluso, algunos alimentos que en los últimos días están de moda entre algunos grupos veganos o vegetarianos, son dañinos para la tierra.

Un ejemplo, es la leche de almendras, pues su mayor producción se encuentra en California; un lugar con una sequía importante, por lo que deben utilizar mucha agua para poder producir lo suficiente para cubrir la demanda de la leche de este fruto.

Amor a la tierra: la consecuencia ambiental del desperdicio de comida- articulo de la edición digital de febrero 2021 por Revista Mav

De la misma forma, The Guardian aseguró que muchas abejas murieron debido a la gran cantidad de pesticidas que se utilizan para cultivar esta planta; sin contar que el cultivo masivo del almendro, rompe los ciclos naturales de las abejas, lo que provoca enfermedades y sobretrabajo en las colmenas.

El propósito de compartir esto, no es marcar de forma negativa los alimentos. Más bien, lo importante es buscar que la comida se desperdicie lo menos posible, para que todo lo que sacrificamos al generar los productos, no sea en vano. 

A fin de cuentas, la cultura del no desperdicio es un estilo de vida que podemos adoptar por amor a la tierra.

Recuerda que ayudar a la causa ecológica no es cambiar por completo tu vida. Lo importante son las pequeñas acciones que de una en una, hacen el cambio. Así que estos son algunos de los tips que te recomendamos para empezar con esta causa:

  1. Informarse. Comer no es un proceso de supervivencia básica para los humanos. Nosotros lo enriquecemos con contexto cultural y social.  Por lo mismo, considera que es importante que sepas en realidad lo que estás comiendo. Procura buscar información acerca de los beneficios y contras de tus alimentos favoritos. Así, además de cuidar tu salud, aseguras que no dañe al planeta.
  2. Cuando vayas al supermercado, haz una lista de lo que vas a consumir en los próximos días, con el fin de evitar que compres más comida de la que necesitas.
  3. En caso de que tengas niños cerca de ti, educa para que sean respetuosos con la comida y los seres vivos. También, muéstrales a pedir sólo lo que va a consumir. La educación lo es todo. Además, la adaptabilidad es un rasgo muy útil, ya que le será fácil aceptar los cambios de alimentación en lugares nuevos, al viajar, o cuando visite casas ajenas.
  4. Al comer fuera de casa (como en restaurantes), no pidas comida extra a la que necesitas para quedar satisfecho. Aunque muchas veces lo hacemos con la intención de probar o llevar extra a la casa, la mayoría de esos productos, terminan en la basura.
  5. Por último, busca la manera de intentar cosas nuevas . Por ejemplo, una tendencia increíble, es la de tener un huerto en casa. Algunas plantas, son fáciles de reproducir con las semillas de la fruta o hierbas que consumimos, como el aguacate. Si te interesa este tema, investiga cómo cultivar las plantas que consumes. Otra opción, es comprar la plantita y cuidarla.

Si quieres ver la edición digital en formato impreso da click aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.