Ana Valeria Becerril, actriz y feminista

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Para la Edición Digital de Marzo, platicamos con Ana Valeria Becerril, actriz ganadora del Premio Ariel a Mejor Revelación Femenina en el 2018 y protagonista de la serie de Netflix Control Z.

Nos contó un poco de su historia, de cómo comenzó en la industria de la actuación, de su experiencia en el Festival de Cannes y cómo le da voz a las causas justas y al feminismo.

Platicamos un Ana Valeria Becerril, actriz mexicana para la Edición Digital de Marzo 2021, una edición dedicada a las mujeres de Revista Mav
Cortesía: Ana Valeria Becerril actriz mexicana

MAV: ¿Cómo nació tu deseo por ser actriz?

ANA VALERIA: Siempre digo que a mí me entraron las ganas de ser actriz ya actuando. Tengo la suerte y la bendición de empezar a actuar desde muy chica, cuando tenía unos 15 años. 

Llegué a hacer teatro por mera casualidad, estaba en el taller de teatro en la secundaria y la que era mi maestra se llevó una beca del FONCA. Escribió un texto y me pidió ayuda para hacer una lectura dramatizada de uno de los personajes. Ésta obra la presentamos en el Teatro Milagro.

Empecé a hacer teatro de una manera underground, haciendo teatro universitario y talacheándole. Veía la actuación como algo que me gustaba mucho y me emocionaba, pero siempre había este estigma de que “del teatro no se vive” o me decían “ve a la gente que trabaja en el teatro, le cuesta sacar para la renta”.

Mi segunda opción, porque eso sí deja dinero, era estudiar antropología. En el último año de la prepa, tomé la decisión de hacer examen para la UNAM de historia e intentar entrar en diferentes escuelas de actuación. 

Nunca entre a la UNAM, pero me admitieron en Casa Azul, la escuela de actuación de Argos. Ya estando ahí me dije “igual y sí quiero ser actriz y es algo a lo que me quiero dedicar”.

Por contactos, por estar ahí en el lugar y hora indicada, sale la opción de hacer cine con Michel Franco y así empecé mi carrera.

MAV: ¿Cómo fue tu experiencia en el Festival de Cannes?

AV: Es definitivamente el lugar más bizarro al que he ido en toda mi vida. Es otra cosa completamente diferente, todo los lujos, toda la opulencia, llegando ahí si tenía que hacerle de princesa, lo iba a hacer. 

Me la pasé increíble, conocí y vi mucha gente a la cual admiro un montón. Tengo muy buenos recuerdos y ha sido una de las mejores experiencias que he vivido.

Definitivamente empezar mi carrera, presentar mi primera película, tener mi primer estreno y el montón de mis primeras veces que hayan sido ahí, es muy significativo para mí. Se siente como empezar con el pie derecho.

Platicamos un Ana Valeria Becerril, actriz mexicana para la Edición Digital de Marzo 2021, una edición dedicada a las mujeres de Revista Mav
Cortesía: Ana Valeria Becerril actriz mexicana

MAV: ¿Qué sentiste al pasar de una película, a hacer una serie?

AV: Justo después de Cannes, regresé a estudiar mientras seguía haciendo teatro. Entro a Control Z, y hasta ese momento fue la producción más grande en la que había trabajado.

Además entre con un montón de miedo, porque me tocaba hacer el papel protagonista de un elenco de casi 20 actores y más de la mitad tenemos la misma edad. Todos veníamos de contextos y escuelas muy distintas.

Yo sólita me puse la carga encima de ser el muégano o el pegamento para todo este equipo tan diverso.

Realmente no sé por qué me puse ese costal en la espalda, pero el día que conocí a mis compañeros en una lectura conjunta de guion, me di cuenta de que cada uno tenía un rol, tanto en la serie como en el equipo, para que funcione y se vea muy bien en pantalla.

Todos hicimos un muy buen trabajo, tanto en la actuación individual como en crear el elenco y esa vibra que se ve en pantalla. Creo que es una de las razones por las que Control Z haya tenido el éxito que tuvo.

MAV: ¿Cómo fue tu proceso dentro de Control Z?

AV: Al principio fue muy estresante, justo con todas las cosas con las que llegué encima. De repente me fui depurando de un montón de cosas y fue uno de los procesos que más he disfrutado. 

Tengo mis mejores amigos que conservo hasta la fecha y son mis compañeros, disfruto muchísimo trabajar con ellos. Todo lo que nos ha traído la serie han sido puras cosas buenas.

MAV: ¿Qué haces para prepararte para un personaje?

AV: He tenido varios y he ido perfeccionando mi técnica dependiendo de lo que requiera y pida cada personaje.

Por ejemplo con Sofía, al principio vi que teníamos varias similitudes, pero a la hora de trabajarla no tenía idea de cómo abordarla o de cómo tocar esos temas que le toca representar en esta serie. 

No sabía como hacerle para abordar estos temas de salud mental, ansiedad y los problemas familiares que trae atrás desde un lugar honesto. Por si alguien pasó por un momento así, sienta que es verdadero.

También hacerlo desde el lugar más amoroso y respetuoso para los que lo están viendo y para mí también.

La verdad es que era un tema al que yo me resistía entrar porque no quería lastimarme y no quería meterme de más y terminar hiriéndome. Fue un proceso donde me ayudaron mucho los directores, los guionistas y también mis compañeros. 

Tuvimos un trabajo de mesa muy extenso de varios meses, de todos y entre todos construir los personajes. Y a partir de lo que iba construyendo uno, se complementaba el personaje del otro.

Así que no solo llegue con el personaje de Sofía ya trabajado, sino que entre todos construimos este proyecto. También me apoyé mucho de la música, haciendo varias playlists donde sentía que Sofía escuchaba eso y que a mí me ayudaban a entrar en personaje.

MAV: ¿Tienes algún otro pasatiempo u hobby?

AV: Me gustaría decir que soy mujer de sociedad y hago un montón de cosas. Jugar fútbol y andar en bici son las actividades que me gustan y disfruto mucho.

Escribir teatro es algo que me gustaría desarrollar. Ha sido algo que siempre ha estado ahí y sé que lo puedo hacer. Definitivamente es algo que quiero hacer en un futuro.

Cortesía: Ana Valeria Becerril actriz

MAV: ¿En algún momento pensaste en que ibas a ganar el Premio Ariel a Mejor Revelación Femenina?

AV: El hecho de estar nominada ya era motivo de una gran celebración y orgullo. Mi primer pensamiento fue en que no me lo iba a llevar yo. Pero con el hecho de ser nominada ya era una gran cosa.

Aunque el Festival de Cannes fue mi primer inicio en todo este medio, siento que en los Premios Ariel me dieron la bienvenida, porque son literal la fiesta del cine mexicano donde van los directores, los y las actrices, la gente que hace cine, entre todo el equipo de producción. 

He hablado con algunos compañeros que han ganado esta categoría, todos coincidimos en que se siente como una bienvenida a todo este mundo.

Recuerdo que después de la ceremonia había una fiesta, la gente e incluso personas grandes en esta industria se acercaban a mí para felicitarme y darme la bienvenida.

MAV: ¿Cuáles han sido las dificultades que has enfrentado en el mundo de la actuación?

AV: La industria del cine y la televisión que me ha tocado aquí en México se maneja por medio de jerarquías. Dependiendo de la posición en la que estés tú, es como te tratan.

Desde el inicio no me gusto estas diferencias que había por el hecho de ser actriz. Si yo tenía sombra ¿por qué el staff no? Y también ver la diferencia con la jerarquización de género. Así sea la productora ejecutiva, el director va a tener más voz y reconocimiento. 

No saben la cantidad de mujeres, que cada vez hay más, están haciendo la chamba pesada, consiguiendo y resolviendo las cosas. Y son las que menos reconocimiento tienen, a menos de que sean actrices. 

Hasta siendo actrices también hay dificultades. Cuando estábamos haciendo un tour de medios para “Las hijas de Abril”, un programa dijo que yo era pareja de Michel Franco y por eso había conseguido ese papel. 

En ese momento yo tenía 19 o 20 años y me decía “en qué cabeza cabe, que alguien se ponga a pensar en que yo soy pareja de mi director y por eso recibí el papel”. 

Ese tipo de cosas son violencia, pero está tan normalizado que no le dan importancia porque al final es un chisme. Es perpetuar la imagen de las mujeres de que solo llegamos a lugares o cargos importantes a través de favores sexuales y no por mérito propio.

MAV: ¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

AV: Todo proceso creativo me apasiona muchísimo. Desde recibir un texto, ver que voy a sacar, saber de qué trata, por qué el personaje se comporta así y después plantearlo en cámara o en teatro. Saber que está funcionando hace que me encante lo que hago. 

ana valeria becerril

MAV: ¿Qué proyecto sueñas hacer o qué te gustaría participar?

AV: Me gustaría interpretar a un personaje histórico, de alguien que ya haya existido y meterme de que ñoña en investigar todo. Hay un montón de historias de mujeres mexicanas que me encantaría conocer y contar su historia. 

Tal vez Nahui Olin o de otras mujeres que se quedaron en la sombra de un montón de hombres, artistas e intelectuales que había en México en ese momento. Donde había un montón de mujeres detrás, pero nadie hablaba de ellas.

MAV: ¿Qué consejos podrías dar a quienes quieren formar parte de la industria de la actuación?

AV: Yo soy defensora de la formación. Hay muchos actores natos y que han sabido llevar su carrera por otras formas. Regresar a estudiar teatro o cine para saber de dónde viene y por qué se cuentan así las historias.

Entre más preparado estés, las cosas van a salir mejor. Es importante empaparse y saber de toda esta industria.

A veces creemos que por ver una película, cosa que está muy bien y es muy válido, o amar a un actor es suficiente. Al contrario, tienes que ver todas sus películas y empápate en el tema para que salgan mejor las cosas.

Cortesía: Ana Valeria Becerril

MAV: ¿Cómo has tenido que sobrellevar el confinamiento?

AV: Fue muy complicado porque se pararon producciones, teatro, cine y todo. Fue muy común el hecho de que todos vivamos un poco de incertidumbre y no saber qué va a pasar o qué vamos a hacer ahora. 

Igual tuve la suerte de que algunas producciones retomaron el trabajo, con un montón de protocolos y cosas que cambiaron a partir de la pandemia. 

Creo que debemos ir adaptándonos conforme la situación lo vaya requiriendo. Además para mí es rarísimo porque soy una persona muy touchy, entonces me ha costado mucho trabajo no poder tocar a las personas. 

MAV: ¿Cómo logras tomarte el tiempo de apoyar al feminismo y a las causas justas?

AV: Tuve que aprender a darles esa voz. Yo sabía que a partir de Control Z mis redes iban a crecer, y aunque yo ya compartía contenido que a mí me parecía importante, tenía que saber que tanto quería compartir.

Sé que van a ver batallas que voy a tener que dar y otras que no, y es muy válido decidir qué peleas queremos dar y cuáles no. Y saber qué temas queremos tocar o postear, porque sabemos que la gente va a reaccionar.

Un poco ha sido eso, medir qué tanto me quiero meter. Si por mí fuera, diría, compartiría y le prestaría el micrófono a un montón de gente.

Pero a veces no sé que tanto me quiera aventar y desgastarme en redes sociales, sabiendo que hay un montón de mujeres más a mi alrededor que hacen contenido y que justo se dedican a hacer contenido feminista.

Así que ya no me centro tanto en generar el contenido y mejor prestarle la voz mediática que yo tengo a estas amigas o mujeres.

Además, siento que marchar este 8 como hemos estado acostumbradas sería poco sororo. Sobre todo por las mujeres que están enfrentando el Covid en primera línea, desde las doctoras, enfermeras, recepción, servicio de limpieza, etc. Y más por la cantidad de gente que va. ana valeria becerril

2 thoughts on “Ana Valeria Becerril, actriz y feminista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.