CANDE MORAN: La actitud no se puede photoshopear

La pregunta en realidad es, ¿qué es una modelo?, me dice Cande.  Estamos a dos mil kilómetros de distancia, ella se encuentra en Miami mientras yo estoy en México. Son las dos de la tarde (hora local).

Tras media hora de plática pareciera que estoy recibiendo una cátedra sobre lo que es la vida, el amor propio y de los cambios. Una cátedra de alguien que modeló muchas veces frente a una cámara pero que decidió dejar ese mundo porque la vida tenía otros planes para ella. 

Cande Moran, modelo, fotógrafa de moda y youtuber argentina, quien hace unos meses cumplió 30 años, me dice que una modelo es una persona que puede venderte una prenda mejor que otra persona.

Esta respuesta, que aunque pudiera parecer simple, engloba en realidad todos los retos y el conocimiento que hay detrás de una foto editorial o un comercial publicitario. Es así como viajó al pasado con Cande para conocer quién era ella cuando inició en esto.

MAV: Cuando comenzaste en el mundo del modelaje, ¿conocías algo sobre la industria?

Cande Moran: No sabía en lo que me estaba metiendo, en lo absoluto. Lo único que sabía era lo que veía en America’s Next Top Model, en las revistas y eso era todo; ninguno de estos programas hablaba del mundo del modelaje, de lo que hay detrás de escena.

Creo yo que cuando empecé (2007 aproximadamente), no se tenía una noción de que esto era una carrera de verdad. No conocía modelos, no había hecho la tarea, nunca me había imaginado siendo modelo, así que nunca me puse a investigar ese mundo tampoco. Así que empecé de cero. No sabía posar, ni lo que se esperaba de mí.

La agencia a la que fui me tomó unas fotos, salí espantosa, la verdad no sé qué vieron en mí pero me uní a la agencia, de inmediato me mandaron al primer trabajo, en ese momento tuve que adivinar qué hacer.

Yo veía al resto de las chicas posando divinas, ellas, ya sabían cómo moverse frente a la cámara y yo, me quedé congelada, no hice nada, me sacaron fotos y yo, congelada. Esa fue mi primera experiencia de hacer fotos.

MAV: Ya inmersa en el mundo de la moda, ¿cómo fue el proceso de aprendizaje?, ¿tuviste ayuda por parte de la agencia?

C: La agencia no me dijo nada, tuve que aprender todo a las trompadas como decimos en Argentina. Fue prueba y error. Me llamaron a hacer esas fotos, me fue mal, porque no hice nada, después de eso me mandaron a castings de publicidad televisiva, nunca más me dejaron hacer fotos.

Por tres años estuve haciendo publicidad televisiva hasta que yo dije: “Ey, me gustaría hacer fotos también”, entonces cambié de agencia.

Recién ahí, todo fue aprender. La agencia a la que me cambié, era más chica, la dueña me prestaba más atención, estaba más conmigo, me acompañaba durante el proceso, me iba dando algunos consejos de como posar o de qué hacer, me mandaba a hacer fotos. Pero estuve los primeros tres años de modelaje prácticamente sin ser modelo de moda. 

MAV: Mientras tu carrera de modelo iba avanzado, ¿tuviste la oportunidad de elegir en dónde o con quienes trabajar?

C: Como modelo, yo no tenía contacto con el cliente. A mi me contrataban a través de la agencia. Quizás cerca del 2010 las redes sociales no existían como existen ahora, la libertad de poder mostrarte como te muestras ahora. El contactar con quien querías como se puede hacer hoy en día no existía, entonces lo único que podía hacer era hablar con la agencia y decirles: “Me gustaría hacer fotos” o “me gustaría aparecer en una revista”, pero eran ellos los que me tenían que habilitar esa oportunidad.

MAV: ¿Hay algo que hubieras hecho diferente en tu carrera como modelo?

C: Es una excelente pregunta. Siento que todos tenemos ese pensamiento de: “Uy, hubiera hecho esto distinto… Lo hice mal… Si hubiera sabido esto, lo hubiera cambiado”, pero al mismo tiempo si no hubiéramos cometido los errores que cometimos, no estaríamos donde estamos hoy. No hubiera aprendido lo que hoy sé. Entonces no sé si hubiera cambiado mucho.

MAV: ¿Y en qué proyectos, desfiles o  países te hubiera gustado participar? 

C: Siempre te quedan las ganas de hacer trabajos grandes, de trabajar con grandes marcas o grandes revistas. Se me ha dado la oportunidad de hacer algún casting, de tener entrevistas con algunas revistas o marcas pero no se dio en su momento. No sé, quizás eso también hizo que cambiará mi mirada con esos clientes.

Creo que a lo largo de todos mis años de modelaje, es como que esos clientes o esas metas que uno tiene en un pedestal, las mira, las desea tanto, pero se me fueron bajando un poco ¿no?. De repente miraba más a mi nivel, no sé cómo explicarlo, trataba de trabajar en algo más local, con alguien que estaba trabajando tanto como yo. 

Igual siempre te quedan las ganas de trabajar con la gente creativa que está en esos lugares. Creo que eso es lo lindo que tiene el modelaje, ¿no?, todo ese mundo creativo que hay por detrás.

En este sentido, Cande se ha dedicado a mostrar lo que pasa frente y detrás de cámaras en muchos de sus vídeos; ya sea ella como modelo o como fotógrafa, pero siempre de manera fiel al trabajo que hay detrás de tanto glamour. 

MAV: Hace un rato comentabas sobre America’s Next Top Model ¿qué opinas de este tipo de reality shows

C: En cuanto a que tan real son, America’s Next Top Model, tiene mucho drama, tiene lo que funciona en televisión, que después no se traduce a lo que pasa en la vida real. Cuando empecé en el mundo del modelaje, con ese referente, yo pensé que me iban a comer viva pero no, no son tan “malos”, no son tan duros con la gente. 

Vi algunos fragmentos del programa Making a model with Yolanda Hadid, y tienen a chicas re-jovencitas, porque las modelos empiezan a esa edad, me parece que era bastante real con lo que pediría un agencia o los clientes en el mundo real.

Me parece a mi que, Yolanda al ser modelo ella habla desde su realidad, entonces por ejemplo cuando ella le dice a su hija Gigi que no coma la torta de cumpleaños lo dice desde su realidad, porque si ella (Yolanda) comía la torta de cumpleaños iba a engordar, entonces no la iba a contratar nadie y lamentablemente tiene algo de verdad. Por qué como modelo te tenes que matar de hambre, prácticamente, es raro ¿no? Es raro que sean modelos a seguir cuando en realidad tienen problemas alimenticios… 

Pero no siento que pueda hablar mucho de eso, porque hace mucho que no veo America’s Next Top Model y del programa de Yolanda no he visto un capítulo completo.

MAV: ¿Crees que es un camino viciado tomar estos programas como referentes al querer ser modelo?

C: Yo creo que está bueno verlos, si no lo tomas como un referente, si lo estás viendo sólo como entretenimiento o para ver un poco de cómo es ese medio. Pero me parece que hoy en día, YouTube, Instagram, las plataformas están llenas de modelos que hablan de la realidad de esta carrera y ahí podes realmente ver como son las cosas.

Esta argenta ha reaccionado tanto a películas y series, como a la experiencia de otras modelos que, al igual que ella, cuentan desde sus experiencias, lo normalizado de algunas conductas, que no son, para nada ideales para ellas. 

MAV: ¿Piensas que el modelaje dura unos años para luego dedicarse a otra cosa?

C: Si. De hecho cuando empecé, aunque la agencia no me lo dijo, todo el resto de la gente sí. El modelaje es una carrera de 10 años si es modelaje de moda, porque después tienes el modelaje comercial y ese se extiende unos años más, que es el modelaje televisivo, el que vemos en publicidad, no lo que vemos en la revista, lo que vemos ahí son niñas, literal.

MAV: ¿Cuáles han sido los retos más difíciles de pasar de ser modelo a fotógrafa?

C: Yo creo que el cambio más grande fue el tener que hablar con clientes, que antes no lo hacía ya que simplemente me llamaban a través de la agencia, yo hacía lo que me pedían, me iba a casa y me despreocupaba. Siendo fotógrafa es todo el proceso de crear una campaña, una editorial o lo que fuere, desde conseguir el cliente, hablar con él, entenderlo, ayudarlo a armar un concepto y después llevarlo a cabo.

Es como un proceso enorme, que a mi me encanta porque el proceso creativo me fascina, que por eso lo hago y lo elegí, pero es enorme el trabajo, después de que terminas de hacer las fotos, te queda toda la parte de edición,  elegir las fotos, terminar de crearlo y mostrarlo.

Eso es distinto, hablar con los clientes, a poner en palabras un poco lo que piensan, porque muchas veces los clientes no saben lo que quieren y es uno el que los tiene que guiar, en cuanto a, suponte, que modelos contratar, que tipo de imagen quieren para su marca. No sé, es muy loco tener el poder de influenciar algo tan grande que antes no lo tenía como modelo.

MAV: ¿Alguna vez has tenido la total libertad creativa con un cliente?

C: Si, tuve la suerte que sí. Es lo mejor que te puede pasar, pero obviamente es un cliente con el que ya había trabajado antes, entonces me conocía, sabía que podía darme la libertad. Si no la mayoría de los clientes, están detrás de cada una de las decisiones, que a veces está bueno y a veces no está tan bueno, porque quizás no son tan creativos, o no se terminan de visualizar el concepto que uno, como fotógrafo, tiene en mente y a veces toman decisiones que te juegan en contra con el concepto que uno tenía pensado.

MAV: Ahora al ser fotógrafa y estar consciente de los altibajos del mundo del modelaje, ¿qué quieres cambiar dentro de la industria?

C: Como que yo veo el trabajo de modelo, fotógrafa, todo el campo creativo, si bien esta buenísimo, no deja de ser un trabajo, y a mi me ha pasado como modelo, que me han citado a trabajar en un horario, pero se extiende, no sirve de nada que esté catorce horas sin descansar porque después se nota y no te sirve después en el resultado final.

Entonces yo siempre intento como fotógrafa respetar los horarios de trabajo, si falto algo te digo: “Che, te molesta quedarte quince minutos más y terminamos, ¿si, no?, bueno vemos”, pero la mayoría de la gente en este ámbito, lamentablemente no respeta los horarios de trabajo, no respeta el hecho de que esto es un trabajo.

Y eso a mi, me gustaría que se empezará a concientizar un poco más, de que estamos estamos viviendo de esto también. 

MAV: Actualmente hay una revolución dentro del mundo del modelaje, en dónde se fomenta la inclusión en general, ¿qué opinas de ello?

C: Me encantaría ver más diversidad. Siento mucho hoy en día qué, los clientes, las marcas, hablan mucho de tener diversidad, hablan y hablan pero no hacen nada.

Lo veo como fotógrafa, porque a veces, cuando me llaman a un trabajo, no me piden ver diversidad, me piden ver la misma modelo de siempre, soy yo después la que tengo que estar diciéndoles: “Pero no, mira, tenemos estas otras opciones también, que están buenísimas”, pero a veces los clientes quieren a la misma modelo de siempre.

Es muy difícil y yo lo siento mucho también, a mi no me gusta hacer el mismo trabajo siempre o fotografiar al mismo tipo de mujer siempre, porque está bueno contar también distintas historias, mostrar distintos tipos de belleza, pero siento que algunos clientes no te dan la oportunidad todavía de hacerlo.

Tal vez te pueda interesar: La fotografía de moda independiente

Pero es muy difícil también para los clientes, porque yo entiendo, este es un tema complejo. Por ejemplo si tenes una marca de bikinis y el cliente te dice queremos a la chica jóven con las abdominales, bronceado y cuerpo perfecto, yo digo: “Bueno pero no sé, tu clientela no son chicas de 20 años, son mujeres más grandes, ¿no queres una modelo que vaya mejor con tu público?”, ellos te dicen: “No, porqué si pongo a ese tipo de mujer a nadie le gusta, no tiene la misma cantidad de likes o de ventas”.

Entonces, este es un ciclo vicioso, es muy difícil, ¿quién tiene la culpa entonces? Es difícil determinar dónde está el problema exactamente.

YouTube es la plataforma en la que Cande se ha mostrado completamente abierta al contar experiencias similares, cuenta cómo reaccionó en su momento a lo largo de su carrera. Es aquí también donde se ha mostrado honesta al contar cómo se ha reconciliado con su cuerpo y con la comida tras sus años de modelaje. 

MAV: En este punto, las mujeres normalmente tendemos a compararnos, ¿qué haces para eliminar esos prejuicios de manera personal?

C: Creo que me costó bastante, después de salir del ámbito de la moda, me costó bastante encontrar paz conmigo misma, el poder mirarme en el espejo, el no estar analizando cada centímetro de mi cuerpo, porque es un chip que te ponen como modelo que tenes que estar analizándote constantemente y te come la cabeza. 

Creo que recién los últimos años, cuando me aleje de eso y de las gente que estuviera analizándome todo el tiempo, también fue que empecé a estar más segura a no estar comparándome tanto.

Lo que me ayudó fue dejar de consumir ese tipo de imágenes también, ¿no?; quizás no miro tantas revistas como lo hacía antes, quizás no sigo a ciertas influencers, que las miro y digo: “¡Ay!, como tienen ese cuerpo, yo quisiera tenerlo”, si me hace mal, ¿para qué la estoy siguiendo?, es una tortura, entonces deje de hacerlo, creo que eso también me ayudo mentalmente. 

MAV: Actualmente hay influencers que saltan de las redes a las pasarelas, ¿estás de acuerdo con qué se les dé la oportunidad?

C: Si una influencer que no cumple con los requisitos de ser modelo tiene la capacidad de vender, me parece buenísimo. Como hablábamos antes un poco de diversidad, no ver siempre el mismo tipo de cara o cuerpo.

MAV: Ya que tocamos el punto de las redes sociales, ¿qué piensas de los retos como el  belly button o el earphones waist?

C: Es peligroso mostrar esas cosas, siento yo. No está bueno seguir sumando a ese tipo de conceptos y de cultura. Es como un mensaje muy feo decir, si todo el brazo no te enreda el cuerpo, entonces tu cuerpo está mal, ¿qué es eso?, es horrible. 

Yo creo que estaría bueno sumar contenido un poco más, que sirva, por ejemplo que te digan: “Si tenes este tipo de cuerpo, podes vestirlo de esta manera”, que la ropa te ayude a vos, no que vos tengas que cambiar tu cuerpo para entrar en la ropa.

Precisamente en abril de este año Cande se dió a la tarea de hacer sentir bien a su público, cuando convirtió a tres de sus suscriptoras en modelos. 

C: Yo buscaba mujeres, no quiero decir normal, porque siento que normal está mal, pero gente real. Cuando elegí a estas chicas, la realidad es que no las elegí por la foto, las elegí por el texto, por decir: “Ey, vamos a congeniar bien, la vamos a pasar bien ese día”, esa fue mi prioridad, pasarla bien ese día. Ay, la pasamos tan bien, ellas se hicieron amigas, me decían: “Me fui a comer a la casa de la otra y demás”. Es increíble cómo uno lo puede sentir simplemente por un mail. Fue una experiencia hermosa que me encantaría volver a repetir.

Tal vez te pueda interesar: Ferrari: de las pistas de Fórmula 1, a las pasarelas de moda

De manera azarosa, estas mujeres tienen una diferencia de 10 años aproximadamente entre ellas. Sus historias y el shooting reflejaron que el estar en armonía con tu cuerpo y edad, no está peleado con el modelaje. Entonces le digo a Cande que todos merecemos vivir una experiencia así, al menos una vez en la vida.

C: Eso también es lo que me gusta del modelaje: te miman. Te hacen sentir bonita por un día, te ponen toda linda, te maquillan, te peinan, te visten, te sacan unas fotos, están todo el día diciéndote: “¡Estás diosa!, sos una bomba”, salís de ahí hecha un fuego y como que, esta buenisimo poder compartir ese tipo de experiencias también. 

Empezar a que nos saquemos de la cabeza todas esas cosas negativas, ¡basta!, estás perfecta como estás, sólo tienes que saber mostrarlo de la mejor manera.

Parte de la magia tanto de su canal, como de sus redes sociales, es la sinceridad que la caracteriza seguida de su incontenible y contagiante risa.

MAV: Dentro de tu canal de YouTube te muestras sincera con tu público, ¿cuál ha sido su respuesta?

C: Creo que lo que más me gusta de la comunidad, es que la mayoría de la gente, no tiene nada que ver con el mundo del modelaje ni le interesa en lo más mínimo, pero está ahí para, ¿no sé?, escuchar otro punto de vista, otra manera de vivir o para escuchar los chismes, qué sé yo.

Pero me encanta que así sea, porque sé que algo bien estoy haciendo para mostrar ese mundo a otra gente que no tiene nada que ver, para mostrar lo bueno y lo malo.

MAV: Cuando cuentas las malas experiencias y te sinceras, ¿cómo te sientes al terminar de grabar?

C: Durante todos estos años de estar en YouTube, sentía que no podía decir nada malo porque, sentía que si una agencia o un cliente lo veía después no me iba a contratar nadie; muchas veces las modelos no quieren decir nada malo por miedo a que no las contraten. 

Pero cuando decidí alejarme un poco de la moda, empecé a tener una depuración de todas estás cosas malas y dije: “Bueno ya está si no me contratan, que no me contraten, pero esto, lo necesito empezar a decir”, para que otras chicas sepan la verdad, la realidad del modelaje, que no tengan ese ideal de que todo es hermoso, de que te regalan ropa, te pagan bárbaro, porque no es así.

Lo que no te dicen es que en ocasiones te pagan con una remerita y ya está, después no tenes como pagar el supermercado, el departamento y demás.

MAV: Ahora que estás fuera del mundo del modelaje, ¿eres más feliz de lo que eras antes? 

C: ¿Feliz en qué sentido? En lo que es mi autoestima, si mejoró muchísimo. 

MAV: ¿Crees entonces que las modelos necesitan una guía de apoyo emocional y físico durante su carrera?

C: Sí. Yo creo que hace falta muchísimas cosas dentro del modelaje, partiendo desde una agencia que no tenga un nutricionista o un personal trainer; o sea te piden que bajes de peso pero no te dan ningún tipo de ayuda, para hacerlo de una manera sana, eso ya está mal.

Después está todo lo que es más emocional, estaría buenísimo tener a alguien especializado que te ayudará a atravesar estos procesos sin que lo padezcas tanto emocionalmente.

Hace ochos meses Cande se dio a la tarea de conseguir las medidas adecuadas para volver a modelar, ahora con una mejor guía, más experiencia y con un mejor control de su autoestima.

Revisando esos vídeos confirmó que la moda ayuda a sentirte mejor contigo mismo, es por eso que su canal cuenta con distintos vídeos que hablan de cómo lograr atuendos perfectos sin necesidad de agrandar tu closet, quizás también por eso tiene una gran recepción en su canal. 

MAV: ¿Cómo haces para conseguir tu propio estilo?

C: Que pregunta, ¿no?, porque esto va a depender de cada persona. Por un lado siento que el modelaje me ayudó mucho en ese sentido, porque me han puesto todos los estilo que te imaginas, me he visto en cada uno de ellos y eso me ayudó a mi a decir esto me gusta, esto no.

Creo que es un lindo ejercicio de abrirse un día a la idea de probarse todos los estilos y verse. Es como con la comida, si no has probado algo, no podes decir que no te gusta. 

MAV: Actualmente, ¿cómo describirías tu estilo?

C: Yo siento, que soy como, bastante clásica al vestirme. Intento no ser demasiado clásica pero creo que siempre termino eligiendo ropa que sé que va a durarme muchas temporadas. Es que la realidad, la billetera no me da para comprar todas las cosas que están de moda, seamos honestas. 

Le digo a Cande que si existiera ropa que durará para toda la vida, entonces se acoplaría perfecto a nuestra forma de vida. Ella se ríe y me dice: “Tal cual, tal cual. Le cambias los accesorios y ya está”.

MAV: ¿Quién es tu referente al vestir?

C: Sabes qué no tengo referentes ni de moda, ni de modelos. Me gusta sacar distintas cosas de distinta gente, no me gusta seguir a una sola persona. Me va gustando algo y eso es lo que va armándome a mi y a mi estilo.

Creo que ese es un buen consejo para los demás. Tal cual, es ir descubriéndose también, ¿no?

Le digo a Cande que si existiera ropa que durará para toda la vida, entonces se acoplaría perfecto a nuestra forma de vida. Ella se ríe y me dice: “Tal cual, tal cual. Le cambias los accesorios y ya está”.

MAV: Viéndolo en retrospectiva, ¿qué te gusta de la moda y del modelaje?

C: A mi siempre me gustó la moda, es algo divertido, aunque me vista clásica. Siento que la gente se puede expresar con la ropa y es verdad. Me encanta, el poder transformarte, que juegues a ser otra persona, la moda saca distintas partes de uno, eso es lo que me gusta. 

Del modelaje, siempre me gustó la parte creativa, por eso hoy en día soy fotógrafa. Me gusta más como la parte de actuación, de crear una realidad distinta, yo seguía modelando por eso. Para juntarme con el personal creativo también. Me gustaba ir a trabajar y encontrarme a una estilista, un productor, un fotógrafo, hablar con ellos y dejar correr la creatividad, es muy divertido.

Si bien la moda es un campo que nos atrae por su historia e influencias en nuestra vida diaria, esta no siempre ha tenido la mejor reputación. Se ha hablado de la contaminación que causa, de la crisis de identidad que genera y demás negativas, es entonces que le pregunto a Cande, con que ojos debería ser mirada la moda. 

Tal vez te pueda interesar: LIZ CAMPOS: MODA SUSTENTABLE E INNOVADORA

C: No creo que sea un problema de la gente o de cómo ve la moda, si no del marketing y del consumismo que hay detrás. No podemos medir de la misma manera los desfiles que hacía Alexander McQueen, que eran shows con marcas más comerciales, pero entiendo que para el común de la gente lo ve de la misma manera.

Yo separo el lado creativo, que es contar una historia, de lo que son las tendencias o de lo que está de moda. Por otro lado, no me dejo influenciar por eso, quizás es culpa de mi billetera que no le da para comprar muchas cosas, porque a veces me muestran piezas que están en tendencia y yo digo: “Esto no va a durar una temporada”.

Yo como que no me dejo influenciar tan fácilmente y estaría bien que la gente no se dejará influenciar tan fácil tampoco, por otro lado ayudaría a que no haya tanto consumo de fast fashion. Otra vez, no es culpa de la gente, es culpa de todo lo que nos bombardea.

En esta pandemia Cande también se sumó a hacer un vídeo tipo haul, pero a diferencia de los muchos que hay por ahí, aquí ahondó en tips para saber comprar en línea. No sólo brindó tips para saber como escoger a través de una pantalla, también habló de la parte fotográfica y de cómo la edición podría jugarnos en contra al hacer compras en línea.

MAV: ¿Qué tan perfeccionista eres como fotógrafa? 

C: Demasiado. Siempre que miro el trabajo, no me termina de gustar al cien, pero al mismo tiempo se que planifique todo y eso me tranquiliza. Soy muy buena en la parte de pre-producción, de hecho antes de ser fotógrafa era productora, entonces estoy muy acostumbrada a estar preparada, a prestar atención a todos los escenarios posibles para estar lista el día de.

Eso me ayuda al ser fotógrafa, pues me preparé tanto, que el día que estoy haciendo las fotos estoy relajada porque ya se que si pasa cualquier cosa, sé cómo actuar. Yo soy así, quizás no le funcione a todo el mundo, pero a mi me ayuda un montón.

Es raro explicar el punto creativo de la planificación, nunca lo había hecho.

MAV: Hablando de cosas que nunca has hecho, ¿qué te falta por hacer?

C: ¡Confesión! A mi siempre me hubiera gustado ser actriz, como que es algo que me atrae pero nunca me anime a hacer,  ahora digo: “Bueno, se me va a pasar la vida si no lo intento”. Ahora estoy un poco más dispuesta a probar la actuación, suponte, por lo menos hacer un curso.

A mí me gusta probar todo, cualquier idea que se me venga a la cabeza, yo necesito probarla, si fracaso no importa, porque por lo menos no me quedo con la angustia de: “Que hubiera pasado”. Siempre me van a surgir nuevos proyectos para hacer, siento yo.

El tiempo se agota, y hay mil temas más de los que no hemos hablado pero sin duda quiero que nuestros lectores lean un consejo sobre el amor propio, pues este concepto, aunque nunca lo nombra como tal, siempre está presente en sus vídeos y esto mantiene fieles a sus seguidores.

Tal vez te pueda interesar: Destino de ensueño: SANTORINI

C: Es difícil porque siento que nosotras las mujeres siempre estamos buscando consejos, ¿viste?, buscamos la frase que nos haga hacer clic en la cabeza y no hay frase exacta.

Creo que el amor propio es algo con lo que uno trabaja todo el tiempo, es una acumulación de factores que hacen que uno haga clic finalmente, no sólo es una frase al aire, hay que trabajar muy duro en esto, hay que estar muy consciente para no compararnos.

Es un trabajo muy duro que tenemos que hacer las mujeres.

MAV: Finalmente, ¿hay algo más que quieras compartir con la comunidad de Revista Mav?

C: Ay no sé qué decirles, ¿debería decirles algo? Siento que hablábamos de tantas cosas buenísimas que no se sí agregaría algo más.

Cande me dice que en cuanto deje de grabar, ella está dispuesta a platicar conmigo por horas, de nuestras vidas, nuestros planes y nuestros próximos viajes. “En mi Google Maps tengo marcado todos los lugares de México que quiero visitar, y me gustaría hacer un roadtrip, sería espectacular. Cuando termine la pandemia, desapareceré, aunque hay que trabajar mucho para que eso suceda”.

Nos quedamos platicando un poco más. Para finalizar se despide diciéndome: “Muchas gracias, por ser como sos”, le agradezco y confirmó que Cande es la definición perfecta de su lema, pues su actitud, no se puede photoshopear. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.