Lucía Carreras: Poder Femenino en el cine de México

Lucía Carreras cine México: Co-escribió el largometraje Año bisiesto el cual ganó la Cámara de oro en el Festival de Cannes.

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Lucía Carreras cine en México

Lucía Carreras cine en México, estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Jesuita de Guadalajara y también cuenta con una maestría en guión en la universidad Intercontinental de la Ciudad de México. 

Para Lucía Carreras en cine México, su debut fue con el largometraje Nos vemos papá en el 2011 y fue presentada en el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary. También co-escribió el largometraje Año bisiesto a lado de Michael Rowe, el cual ganó la Cámara de oro en el Festival de Cannes, junto con nominación al Premio Ariel al mejor guión original. 

Además participó en la co-escritura de La Jaula de Oro en el año 2013, que debutó en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes y por la que junto con Gibrán Portela y Quemada-Diez, obtuvieron en 2014 el Ariel a Mejor Guión Original. 

Sus inicios

Lucía Carreras cine México, en el año 2015 co dirigió la coproducción mexicana guatemalteca La casa más grande del mundo, la cual estuvo dentro de la selección oficial de la Berlinale y obtuvo el Premio Especial del Jurado en el Festival de Huelva. 

Posteriormente participó en la realización del guión del largometraje Tamara y la catarina, formando parte de la selección oficial del Festival de Cine de Toronto. Lucía Carreras cine en México

MAV ¿Cómo fueron los inicios de Lucía Carreras como directora en el cine en México?

L: Estudié comunicación en Guadalajara, para esto no había escuelas de cine en ese momento como ahora y ya cuando estaba en la escuela, descubrí el cine como posibilidad de profesión. 

Mis papás son cinéfilos, mi papá estudió en la facultad de química de la UNAM y fue el director del club de química. A mí me tocó ver cine desde muy pequeña, pero aún no era una opción de carrera, ya que se estaban haciendo muy pocas películas al año. 

Cuando hice mi tesis, mi asesora fue María Eugenia Suárez, hermana de Cecilia Suárez con quien después trabajé. Maru estaba muy inmersa en temas de la mujer. 

Hice mi tesis “Gloria, esposa, ama de casa y representaciones sociales de mujer en el cine de Pedro Almodovar”. Y en ese momento tenía un dilema, en hacer cine o dedicarme a los estudios de la mujer, ambas siendo mis pasiones. 

Encontré una maestría en Washington que abarcaba las dos cosas, me aceptaron pero no me fui por temas de la beca. Después tomé la decisión de abordar ambas pasiones en el cine. 

Siempre he sido una mujer que ha nadado contra corriente y descubrí la maestría en guión en la UIC mudándome a la Ciudad de México. 

Al estudiar guión vas haciendo relaciones y una cosa te lleva a otra hasta que sucedió, afortunadamente en el camino se dio el fenómeno de que se aprobara el estímulo fiscal para el cine y eso fue un impulso brutal. 

El cine dejó de ser un sueño y se volvió una posibilidad. Pasamos de estar creando 9 películas a estar haciendo 200 al año.

MAV ¿Cuáles son los principales retos a los que Lucía Carreras ha enfrentado en su carrera como directora de cine en México?

L: El antes y el después de mi carrera y la de muchos fue en “Año bisiesto”. Yo estaba en el proceso de hacer “Nos vemos papá”, me invitaron a participar en el guión de “Año bisiesto”, entonces partícipe a la par en estos proyectos. 

“Año bisiesto” fue dirigido por un hombre, pero lo que más me atrajo fue que la protagonista es una mujer periodista indígena migrante. 

Había elementos muy interesantes del argumento que me gustaron bastante y esta película llegó al Festival de Cannes y ganó la cámara de oro. Y claro, despegó la carrera de todos en el sentido de estar en el panorama del cine. 

Para mí, como directora fue un fenómeno muy particular. Tu primera película es como tu primer hijo, le dedicas demasiado tiempo y esfuerzo. El miedo a equivocarte es enorme porque es mucho dinero el que implica el cine y también el peso sobre los hombros de un proyecto cinematográfico.

Te obliga a ser más fuerte y como mujer directora fue mi primer acercamiento para saber lo que pasa en un set, en la industria con el cine de mujeres. Y empiezas a descubrir que es un mundo muy difícil. 

En el set, la figura del director es muy respetada y hay un fenómeno interesante, es como si tuvieras un halo divino, con un respeto brutal a la cabeza creativa. 

Nos vemos papá

En “Nos vemos papá”, dos de las personas de staff bajaban las cámaras y me llegué a pegar en la cabeza. Después de una semana, hablé con mi asistente de dirección, ya que nos estaban faltandonos al respeto. Esperamos a que pasara una semana porque no íbamos a tolerar este tipo de situaciones por parte de alguien y más si en el scouting éramos muchas mujeres.

Escuchamos algunos comentarios bastante machistas hacia nosotras, afortunadamente se tranquilizaron y dejaron de hacerlo. Ahí aprendí que en el cine, aunque cada vez menos, hay una pre-concepción de la mujer en el set,  “que somos débiles”, “no podemos”, “tenemos la regla”, “no somos líderes” o “no nos creen”.

Está en nosotras cambiar esa concepción y marcar un “aquí las cosas no son así”. También te das cuenta una vez que salen las películas, sobre todo en el mundo de festivales, que es súper patriarcal la concepción de todo en general. 

En una conferencia de prensa mencionaba que fui educada con una libertad absoluta y empoderada desde el nacimiento, y que he podido vivir una vida sin sentirme juzgada, señalada o sin sentir que no puedo por ser mujer. 

Al contrario, en mi cabeza el ganarme una palma de oro era una gran posibilidad, hasta que me di cuenta que sólo una mujer la ha ganado. Podría ganarla en términos de la película, pero mis posibilidades como mujer están reducidas a nada. 

El Ariel en México era algo que no me pasaba por la cabeza, sólo la ha ganado una mujer al igual que el Oscar a dirección. A partir de “Nos vemos papá” empecé a entender lo que representa ser mujer en un universo que pareciera ser muy abierto. Pero hay muchos elementos brutales de pensamiento patriarcal y de machismo. 

MAV ¿Cuáles son los principales retos a los que te has enfrentado en tu carrera?

L: En lo profesional cada película es un reto. A veces se tiene la creencia de que el cine es muy fácil y está lleno de alfombras rojas y viajar a festivales, pero levantar las películas es complicado es muy caro. 

Los procesos de filmación son super demandantes, el proceso como directora de una película es muy largo e implica hacer proyectos que pueden llegar a tardar 3 años o más. A veces ganas muy poco y difícilmente puedes vincularte en otro a la par. 

Hay un tema muy importante en el caso particular de las mujeres. Tiene que ver con el hecho de al decidir hacer cine, una no la elige como una profesión, sino una forma de vida. 

Puede volverse muy complicada para los esquemas convencionales, porque te vas por ejemplo 3 meses a filmar a Guatemala, luego 6 meses a editar a Sevilla, te toca ir a los festivales. 

Para una mujer eso implica decidir si quieres tener una vida tradicional. No es fácil tener una pareja, sobre todo porque siempre está la toma de decisión de ¿a dónde quieres que vaya tu vida?

Si quieres tener hijos y si esta carrera te lo permite, habrá momentos difíciles y son algunos de retos a los que te enfrentas. Además otro tema importante es cómo sostener un estado de salud mental adecuado y mantener buenas relaciones con las personas que trabajas.

Es un medio complicado e intenso, a veces tienes problemas grandes por egos o intereses creados. También proyectos que te ofrecen y te encantan, pero no estás de acuerdo con ciertas condiciones. 

La frustración cuando haces cine de arte y los exhibidores no mantienen las películas en cartelera solo porque no quieren. Es un universo en el que lidias con la frustración. 

La crítica es otro tema, por ejemplo en “Nos vemos papá” donde la crítica fue abrumadora. Ahí te das cuenta que el cine es subjetivo y a la vez hay momentos muy satisfactorios.

MAV De las películas que has dirigido ¿cuál fue tu favorita y por qué?

L: Es muy difícil decidir, porque cada una en su momento fue mi favorita. En cada película aprendes algo diferente. Actualmente estoy produciendo una película “nudo mixteco” y también es mi favorita, porque es con la que estoy trabajando. 

En “Nos vemos papá” y “Tamara y la catarina” son películas que escribí el guión y fui la directora. Creativamente son las más mías, que en las demás. Por ejemplo en “La casa más grande del mundo” yo no escribí el guión. En “Nudo mixteco” soy la productora. En “Año bisiesto” y “La jaula de oro” soy como la madrina, porque soy co-escritora.

Así que cada una en su momento es la favorita. Quiero a cada una por algo en particular. Todas me han dejado algo y a veces observando las películas en retrospectiva, pienso en lo que le hubiera cambiado. 

Pero vas madurando y te das cuenta de tus capacidades creativas, de percepción y vas creciendo y cada película tiene que ver con tu momento de vida.

MAV ¿Cómo fue trabajar con Michael Rowe en como guionista año bisiesto?

L: Fue padre, Michael es muy lindo y un poco despistado. Él me dejó escribir y después lo revisamos para hacer adecuaciones del guión. Michael es una persona a la que le tengo mucho cariño. Fue una muy buena experiencia, en términos creativos, con la gente con la que he co-escrito o con la que he trabajado. No he tenido problemas, en ocasiones con algunas productoras porque es difícil.

MAV ¿Qué consejo le darías a las mujeres que quieren iniciar en esta carrera?

L: Mis consejos normalmente son que el cine es una carrera de largo aliento y no una carrera de 100 m. Es un medio de paciencia, de no quitar el dedo del renglón, de gente muy terca y necesitas tolerancia a la frustración. 

En el cine te tienes que acostumbrar a los no y como mujer más. Tienes que entender que las cosas se dan en la medida que tú las generas. Parece que hay mucho cine y es muy fácil hacerlo, pero nadie te va a tocar la puerta. Debes empujarlo tú, creer y asumir que como mujer te estas metiendo en un mundo que a veces no es compatible con lo habitual. 

Algo que siempre digo es el no ya lo tienes y lo tienes permanentemente. Actualmente estoy apadrinando a una chica de los mochis que me parece fascinante. Es muy talentosa, la descubrí en un taller, es muy joven y siempre le he dicho “no tengas miedo y hazlo». 

Hace poco ganó un segundo lugar en el concurso de cineminutos. Tienes que entender que si no lo haces, no ganas. Es frustrante y a veces aplicas a concursos, a los fondos, a festivales y te dicen que no, pero todo eso se compensa cuando ves tu película en pantalla con público. 

Mi experiencia con “Nos vemos papá” de verla por primera vez con una sala llena, en el Festival de Morelia compensa todo. Ese momento es mágico, es como dar a luz a tu bebé.Lucía Carreras cine México

MAV ¿Qué sigue en tu carrera próximamente?

L: Estoy esperando confirmación de fondos para filmar este año una película. Estoy en “Nudo mixteco” como productora.  Justo hace poco lanzamos una convocatoria para una sociedad de escritores que acabamos de fundar. Estoy como presidenta, es un proyecto importante, tiene que ver con pelear por la defensa de los derechos de escritores en este país. 

Ha sido un proyecto en el que trabajamos durante un año, se llama “TINTA” y es la sociedad de escritores cinematográficos y audiovisuales en México. Es una asociación civil, donde tenemos la intención de que se les vuelva a dar el lugar de los escritores, para trabajar en pro de nuestro derechos. 

La pandemia logró en el medio, que las personas se unieran en gremios. Está la idea de conformar una asociación de directoras; estamos trabajando directoras de distintas generaciones. 

Esto es con el fin de ser un lugar en donde se empujen temas que tiene que ver con compañeras que tienen hijos, regla y menopausia. Tema completamente de género y la perspectiva que no se toma en cuenta jamás. Deberían de obligar a las producciones para tener guarderías. Los hombres dejan a sus hijos en las guarderías o con sus mamás.

Y las mamás no pueden hacer eso porque no se les permite. En el Festival de Cannes hace dos años no dejaron entrar a una directora que ganó un año anterior, porque iba con un bebé. Y en el mismo festival, las mujeres tenían que usar tacones en la alfombra roja. Comparando la situación en otros países, casi en todos lados estamos igual. Lucía Carreras.

1 thought on “Lucía Carreras: Poder Femenino en el cine de México

  1. Muchas felicidades Lucia. Es una maravilla que puedas desempeñarte tan exitosamente en un medio tan competido a nivel global y que estés logrando reconocimientos internacionales!

    Soy compañero de generación de la UNAM de tu papá también vivo en Guadalajara.
    Estas iniciando y tienes todo frente a ti para realizar todos tus sueños!!!
    Sigue así……..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.