Primavera: ¿cómo se celebra en distintas partes del mundo?

La primavera es una época de belleza y renovación. Por lo tanto, muchas culturas alrededor del mundo, festejan esta estación del año con diferentes tradiciones. En estas celebraciones, podemos ver diferentes elementos como: comida especial, bailes, música, colores vibrantes y mucha energía positiva.

FESTIVAL DE COLORES

PRIMAVERA - REVISTA MAV

Uno de los festivales más conocidos en el mundo, es el Holi, que se celebra, en esencia, en India y Nepal. En esta festividad, se conmemora la destrucción de un ser maligno de nombre Holika. La enseñanza de esta historia es que el bien siempre vence al mal, por lo que es la idea principal del festejo. 

Esta fiesta ha cambiado un poco con los años, aunque sus raíces sean las mismas. Ahora, se celebra la llegada de la primavera, que simboliza un nuevo comienzo. Un dato importante, es que esta fiesta se celebra en dos días. El 9 de marzo, se conoce como el “Holika Dahan” o “Chhoti Holi”. Por lo general, en este día crean fogatas gigantes, para bailar y cantar alrededor de ellas.

El segundo día, es el 10 de marzo. Esta fecha es en realidad la que se denomina Holi, pero también se le llama “Rangwali Holi” o “Dhulhendi”. Para celebrarlo, personas de diferentes grupos sociales se reúnen para lanzar polvos de colores y disfrutar el día. 

Se utilizan colores específicos ya que tienen un significado tradicional. Por lo general son: el rojo, que representa amor y fertilidad; el azul, que simboliza a la deidad Krishna junto con la calma; el naranja, que remite el optimismo; el amarillo, representa la piedad, y el verde representa la primavera y la vitalidad. Aunque, la interpretación de los colores puede llegar a variar. 

Es conocido que los lugares que celebran este festejo, son excelentes destinos en esta época, pues la explosión de color es asombrosa. 

LA BÚSQUEDA DE LOS HUEVOS DE PASCUA

HUEVOS DE PASCUA PRIMAVERA REVISTA MAV

TAL VEZ TE PUEDE INTERESAR: EDICIÓN DIGITAL DE ABRIL

Cada año, niños y adultos asisten a la Casa Blanca en Washington DC, para festejar la Pascua. La celebración se lleva a cabo el 21 de abril, en los jardines del hogar del presidente interino de los Estados Unidos.  Este día, el regidor y la primera dama reciben parte de sus ciudadanos para leer cuentos, decorar huevos, cantar, jugar, además de realizar la caza de huevos.

Se cree que esta tradición comenzó con el presidente Rutherford B. Hayes desde 1878, aunque otras personas consideran que empezó unos años antes. Cada mandatario, tiene libertad de dar su detalle personal a la celebración. Aunque por lo general, hay algunos elementos que no faltan, como el conejo de pascua, o el juego de rodar los huevos hasta la meta. 

Pero, ¿de dónde viene la idea de buscar huevos? La respuesta se encuentra años atrás, cuando se realizaba el ayuno en los tiempos de cuaresma. Pues, en ese periodo estaba prohibido consumir cualquier producto de origen animal, por lo que los creyentes preservaban los huevos con cera líquida. Y ya que pasaba la cuaresma los regalaban. 

De la misma manera, en otras culturas, los huevos y conejos se vinculan con la fertilidad y el renacimiento, así como la primavera y la resurrección. En resumen, la tradición comenzó después de una fusión de creencias cristianas con otras religiones, lo que generó la costumbre de regalar huevos.

Con el tiempo, se les agregaron decoraciones y colores, para hacerlos más llamativos. Así mismo, se buscaron otras opciones, como dulces o chocolates que tuvieran la misma forma. También, se utilizan huevos de plástico que en su interior contienen dulces, juguetes o regalos. 

Ahora, esta fiesta es muy popular entre los norteamericanos. Incluso, se extendió a otros países debido a su fama. Para mantener el orden y que no haya demasiada gente, el gobierno estadounidense crea un registro para participar. Después, se hace una rifa para ganar un boleto, por lo que, si no eres residente, es poco probable que logres vivir esta celebración. 

EQUINOCCIO DE PRIMAVERA

Gracias a nuestras raíces indígenas, en México existe la tradición de celebrar cuando comienza la primavera, y el momento en el que la órbita de la Tierra y la inclinación del eje se encuentra con exactitud de lado. En otras palabras, está perpendicular a la dirección del Sol, por lo que, el día y la noche tienen la misma duración.

Esta fiesta se lleva a cabo en dos lugares principales: Teotihuacán (México) y Chichen Itzá (Yucatán), pero en ambas locaciones se realiza con el mismo objetivo, que es purificarse, llenarse de vitalidad y renovar la energía espiritual. Además, se conmemora que la luz y la oscuridad se encuentran en perfecto equilibrio. 

Según la tradición, en la pirámide de Chichen Itzá, el Dios Kukulkán, desciende desde el cielo hasta la tierra de los mortales, lo cual se puede apreciar gracias a su increíble arquitectura, ya que fue construida para que, con la sombra de la luz que proyecta el sol sobre los bordes de las escaleras de la pirámide, se forme el cuerpo de la serpiente emplumada. 

Por otra parte, en Teotihuacán cada año, miles de creyentes vestidos de blanco suben los 360 escalones de la pirámide, para que por medio de rituales, bailes de purificación, o con el levantamiento de los brazos, renueven su energía interior. Aunque es claro que es una cuestión de convicción espiritual, es un evento que vale la pena vivir en persona, al menos una vez en la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.