Vanesa Restrepo y su podcast La Triple Moral

Para la edición de septiembre platicamos con Vanesa Restrepo, actriz colombiana que se enamoró de México y de su cultura. Nos contó un poco de su historia y cómo surgió la idea de hacer el podcast de La Triple Moral junto con Gina y Ana Victoria.

Vanesa Restrepo de la Triple Moral para Revista Mav
Cortesía: Vanesa Restrepo

MAV: ¿Qué te hizo tomar la decisión de quedarte en México y dedicarte a la actuación?

VANESA: Siempre me ha encantado viajar y antes de hacer mis prácticas conseguí un intercambio a México en la Universidad Iberoamericana. Entré con una agencia de modelos quienes fueron los que me ayudaron a conseguir la visa para poder ir.

Intenté hacer las dos cosas al mismo tiempo y regresé a Colombia, pero estuve allá por 6 meses porque extrañaba México. Conseguí otro intercambio en la UNAM y luego empecé a hacer las prácticas en la Ciudad de México. Ahí decidí que me quería quedar a vivir en México.

En ese momento tomé la decisión de estudiar actuación, siempre había querido pero nunca me había atrevido. Y empecé a actuar cuando termino la carrera.

MAV: ¿En algún momento ejerciste la carrera de Ingeniería Industrial?

V: Lo más cercano que estuve en la industria fue cuando estaba haciendo mis prácticas. Ahorita estoy construyendo una marca. Toda la parte de mercadotecnia, de administración y de industria de procesos son las herramientas de la Ingeniería que me ayudan.

La Ingeniería es una carrera tan noble y tan amplia que te ayuda a crear tu propia empresa. No tienes que trabajar para nadie más. 

MAV: ¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo en la actuación?

V: Estar en la piel del personaje, en el set contando la historia. Porque es algo mágica la transformación de convertirte en alguien más, junto con todo lo que pasa en escena. No es lo mismo cuando haces un casting que cuando ya estás con todo alrededor en el set.

MAV: ¿Qué personajes te han dejado una marca?

V: Camila de “El Habitante” es un personaje muy duro para mí. Es es mamá de su hermana porque fue violada por su padre. Luego al ser una película de terror, los llamados eran en la noche, la casa estaba espantosa y yo soy muy miedosa. Lo disfruté mucho y al mismo tiempo me dolía en el alma y el corazón por la historia de Camila.

Me gustó mucho la amistad que entablé con mis amigas y compañeras con Paloma en “Falsa Identidad”. Tanto que al día de hoy seguimos en contacto. Además exploré algo que yo nunca había explorado y era bailar en escena, algo que siempre le tuve miedo. 

Acabo de estrenar una serie que se llama “La muchacha que limpia” y este personaje me pareció muy interesante porque es como yo, colombiana y hace lo que sea necesario para encontrar a su hermana luchando contra la injusticia del gobierno.

Y está Marcelina Cardona, una mujer que es completamente diferente a mi. Es una mujer profundamente devota a su esposo, que lo acompaña, lo apoya en todo momento y se entrega por completo a su familia. Me pareció muy interesante explorar este lado del patriarcado con el que yo no comulgo, pero lo hago desde un lugar sin juzgar sabiendo que esa es la decisión de ella. 

MAV: ¿Cómo te preparas para interpretar un papel?

V: Lo primero es leer las escenas varias veces para que se empiece a apoderar de mí. No sé si solo sea yo, pero me tardo en encontrar los matices, el subtexto y la esencia del personaje. 

Luego viene la memorización, pero a la par estoy investigando quién es el personaje, de dónde viene, cuál es el contexto que está viviendo, cuáles son sus creencias, cómo habla, cómo se mueve, cuál es el objetivo que tiene en la historia, cuáles son su obstáculos, entre muchas más cosas.

Pienso qué situaciones de mi vida o referencias que me pueden ayudar para darle más fuerza al personaje. Toda la información que puedas tener de tu personaje más fluido y tranquilo sale, porque sabes quien es.

MAV: ¿Qué es lo más difícil sobre esta carrera?

V: No todo es miel sobre hojuelas. La carrera de actuación es muy complicada porque a veces puedes tener mucho trabajo y en otras pueden pasar meses sin proyecto. En esos momentos tienes que tomar mucho balance mental y de amor propio.

Saber que no es nada personal, tener creatividad para hacer otras cosas, para que no sólo tu vida dependa de la actuación y siempre tener un plan b para estos momentos donde no hay trabajo. 

Es muy importante saber que lo que vemos en nuestras redes sociales es una porción de la realidad y es la parte bonita. Y la vida real de las personas no es esa siempre perfecta. 

MAV: ¿Qué haces mientras no estás actuando?

V: Intento hacer ejercicio más por obligación aunque al final me siento muy bien. Me gusta mucho escribir. También estoy creando una marca con una amiga de productos hechos por mujeres.

Gasto mucho de mi tiempo en defender los derechos de las mujeres y la equidad de género. También me gusta leer, la naturaleza y me encanta viajar. Me gusta hacer cerámica pero lo paré, porque estaba haciendo muchas cosas al mismo tiempo. Me encanta estudiar y siempre estoy en un curso sobre algo. 

MAV: ¿Cómo surgió el podcast de La Triple Moral?

V: La Triple Moral es un nombre que ya tenía desde hacía mucho tiempo y desde siempre había querido hacer un podcast en el que pudiéramos ver un tema desde tres puntos de vista.

Ana Victoria y Gina se juntaron porque querían hacer un podcast. Me llamaron para formar parte de y dije que sí, pero se tenía que llamar La Triple Moral. 

MAV: ¿De qué trata La Triple Moral?

V: Somos tres puntos de vista, tres criterios diferentes, tres educaciones, de tres países viviendo en Los Ángeles, pero con backgrounds muy específicos y muy diferentes. Nuestra idea es poder hablar de cualquier tema que nos interese. Incluso con nuestros invitados, ahora tenemos una lista de personas muy interesantes que vienen próximamente.

Queremos tocar temas que pueden ser un poco incómodos, desde un punto de vista muy honesto. Nosotras estamos poniendo nuestras vidas al servicio, intentando crear conciencia y que nuestras experiencias pueda hacer algo dentro de alguien. No queremos adoctrinar o enseñar a nadie, solo queremos dar consejos y compartir nuestras experiencias.

MAV: ¿Cómo fue el inicio del podcast?

V: Al principio todo fue muy complicado porque todo cuesta, entonces intentamos hacerlo todo nosotras, pero es muy difícil. Si ponemos la cámara no nos damos cuenta de que se paró, si los micrófonos no funcionan no nos damos cuenta hasta el final, si dije algo malo no habrá alguien cerca que nos diga, etc. 

Todas esas cosas han sido complicadas. Afortunadamente tenemos a Roxana que se nos unió hace poco y nos ayuda con la parte del marketing, alivianando mucho esa parte. 

MAV: ¿Cómo planifican la producción de cada capítulo?

V: Las sesiones son en el estudio de los papás Ana Victoria, Amanda Miguel y Diego Verdaguer, donde grabamos dos o tres capítulos en el día. Antes de grabar nos vemos 2 horas antes para acomodar todo, revisar que el equipo esté bien, la iluminación, arreglarnos para salir a cuadro, etc. Son días largos pero los disfruto mucho.

No somos un programa de entrevistas o de chismes, entonces nuestros invitados no vienen a promocionar su disco o su carrera, sino que vienen a hablar de manera honesta con nosotras de un tema que les gusta y que sienten la necesidad de platicarlo. Por ejemplo Giselle Kuri descubrió el despertar femenino y quiere compartirlo con el mundo.

MAV: ¿Cómo ha sido la aceptación del público con un proyecto tan honesto?

V: Nos ha sorprendido mucho que la gente se nos acerca a contarnos sus historias, cosa que agradecemos muchísimo porque nos están confiando en nosotras. Lo han tomado muy bien, no hemos recibido hasta hoy ningún comentario negativo al respecto. Poco a poco va creciendo y vamos mejorando.

MAV: ¿Qué proyectos tienen las tres para el futuro del podcast?

V: Seguir creando conciencia con invitados maravillosos, hacer presentaciones, etc. Soñamos con muchas cosas para hacer en el podcast. Ana Victoria quiere una super producción, yo quiero tener unos invitados importantes y Gina es más espiritual. Todas tenemos una visión muy propia y sueños conjuntos con este podcast.

MAV: ¿Qué es lo más difícil de hacer el podcast? Porque ahora eres tú y no estás interpretando ningún papel.

V: Me ha causado un poco de conflicto, porque cuando hablas de ti, hablas de las personas que forman parte de tu vida y por ejemplo a mi mamá no le encantó. Cuentas muchas cosas de ti que nadie sabía, de situaciones donde estás muy vulnerable a juicios, a que se acerquen muchas personas a criticarte y aunque quieras tener la armadura, duele.

Hablamos desde una postura muy honesta porque la honestidad hace falta mucho en este mundo. Toda la vida nos han puesto reglas opuestas a la honestidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.