mobile, phone, iphone

LA CALIDAD MUSICAL: OPINIÓN DE NACHO ALAMILLA

La calidad musical es un tema muy discutido en los últimos años, gracias a la aparición de tendencias como el reggaeton o las plataformas de streaming para compartir contenido musical, ya que algunos conocedores del medio aseguraron que estas situaciones han influido de manera negativa en la forma de apreciar esta manifestación artística.

Se comentó que como consecuencia, por varias circunstancias, es probable que los consumidores nos adaptamos a escuchar música de mala calidad. Sin embargo, algunas de las razones no son tan obvias para nosotros, por lo tanto al ser un tema tan preciso, decidí entrevistar a un conocedor del medio, para que con base en su experiencia laboral, nos hable un poco de su trabajo y nos dé más detalles sobre la pérdida de calidad en este ámbito. 

¿QUIÉN ES NACHO ALAMILLA?

Nacho Alamilla, es un conocedor del sonido. De muy joven, se asumió así mismo como un obrero de esta rama, pues desde pequeño supo que su vocación era la acústica, por lo que ingresó a Ingeniería En Comunicaciones Y Electrónica, con especialidad en Acústica, en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). 

Ignacio trabajó en la empresa Centro de Producción Qualli, donde afirmó su conocimiento. Después, junto con algunos socios creó la compañía, llamada Mambo. Ahí se dedicó a la grabación de sonido directo y la post producción de películas. También, trabajó con directores como Alejandro González Iñárritu, Luis Carlos Carrera, Roberto Sneider, entre otros reconocidos del medio. En el mismo año, junto con dos socios más, comenzó su propio estudio, denominado La Cabina.

Desde 1990 hasta ahora, es líder de diseño en proyectos de recintos acústicos e instalación de equipamiento de audio y video. Realizó el diseño de estudios de grabación para personas como Erik Rubín y Alfonso André (baterista de Jaguares). También, participó en el diseño del sistema de audio de Hard Rock Café de Guadalajara, Buenos Aires y Madrid.

En la foto que se encuentra a continuación, se puede observar el estudio de grabación de Qualli, diseñado por Nacho.

Revista MIX (1994)

LA CALIDAD DE ANTES Y LA DE AHORA

Cuando Nacho comenzó en la industria, el audio digital para consumo popular aún no existía como tal, por lo tanto, tampoco existían los CD’s. Por esta razón, algunas cosas no se pueden comparar de una manera sencilla. Sin embargo, aún con esta situación, aseguró que en general la calidad del audio sí disminuyó, pues comentó al respecto:

“ Creo que tanto la calidad de la producción musical, como el cuidado que se ponía en su grabación e incluso en su comercialización, era mucho mayor”. Es importante tener en mente que no se puede tener una idea absolutista. Hay algunos cantantes, productores y creadores musicales, que aún trabajan con el principio de crear una canción con estándares altos.

LAS RAZONES

Al preguntarle a qué se debía esta situación, comentó varios aspectos. El primero es que el streaming (plataformas como Spotify o iTunes) , usa una compresión muy alta (MP3). Esto quiere decir que para poder reproducir las canciones de una forma más sencilla, se utilizan algoritmos «destructivos» que reducen el tamaño de los archivos y como consecuencia, de la calidad.

Como consecuencia, y en sus propias palabras, este tipo de difusión “resultó ser veneno para la calidad del sonido». La razón es que poco a poco, se perdió la costumbre de adquirir discos (CD’s), viniles, u otras formas de disfrutar la muisca, que no tienen compresión, con tal de tener acceso fácil a miles de composiciones. Inclusive, con el hecho de que no se escucha bien en comparación con otros formatos.

Además, se requiere un equipo específico para apreciar de manera adecuada las melodías. La situación es, que los reproductores de discos, teatros en casa, y tornamesas por lo general son más caros. También, es muy práctico tener la lista de reproducción en el teléfono, conectarlo a la bocina vía Bluetooth y no requerir un aparato especial o comprar disco por disco. Por lo tanto, preferimos adaptarnos a la mala calidad, antes que adquirir el medio adecuado de reproducción.

Tal vez te pueda interesar: LA ALTA COSTURA Y EL GRUNGE, HISTORIA DETRÁS DE UN ESTILO

Ignacio considera que la piratería también es un factor importante. Si el streaming legal tiene un nivel reducido, el del contenido pirata, es aún menor. Es importante porque no se reconoce el trabajo de los artistas, y al no pagar por el contenido, los autores no producen ganancias económicas.

De esta forma, los músicos al no tener suficientes ingresos, porque no son recompensados con dinero por sus creaciones, bajan la calidad musical. Prefieren invertir poco en la grabación y comercialización, para poder recuperar suficiente dinero de su música. Al mismo tiempo, como se mencionó antes, nos acostumbramos a la mala calidad, por lo que no exigimos un nivel mínimo.

Calidad musical
Por: Unsplash

LA MÚSICA POPULAR

Gente especializada del medio comentó que los usuarios dejaron de pedir contenido musical de calidad, en diferentes aspectos. Uno de ellos, fue la calidad del contenido, sobe todo cuando se volvieron populares tendencias como el reggaetón. Esto se debe a que expertos y músicos (como Aleks Syntek), consideran el género urbano simple.

Nacho Alamilla comentó que «No hay que ser especialista en absoluto para reconocer el ritmo básico y primitivo del reguetón. Si a eso agrego la carencia de sentido en las letras, con eso acabo de describir mi opinión. Aunque la música popular siempre ha requerido solamente de ser pegajosa, creo que en especial el reguetón lo llevó a un extremo insoportable».

Claro que, en gustos se rompen géneros, y todos pueden escuchar la música que más le acomode, sin embargo, es la opinión de un especialista. Pero el ingeniero no cree que todo el sonido pop sea malo, considera que lo que vuelve la música simple, es el objetivo de los creadores, pues cuando se le cuestionó si considera que las modas musicales perjudicaron a la música como arte, respondió:

Tal vez te pueda interesar: CONCIERTOS: ¿POR QUÉ CONTAMINAN?

«No, consideremos que en su época y momento Mozart o Beethoven estuvieron de moda, al igual que Toña la Negra, Agustín Lara o los Beatles. Las modas en estos días crean tendencia comercial, lo que implica que sus creadores quieren hacer las cosas lo más rápido y barato posible. Eso sí que afecta la calidad y creatividad, pero tiene más que ver con los objetivos de los productores que con el carácter de moda en la música».

man in blue shirt and black pants standing on brown wooden ladder
The Beatles, por; Unsplash

Por lo tanto, desde su punto de vista, en general, llegamos a consumir composiciones con poca riqueza cultural o artística. Sin embargo, es importante mencionar, que se habla desde el punto de vista técnico del sonido.

Al final, todos tenemos derecho a disfrutar la música como sea más conveniente para nosotros, y está en nosotros escoger la calidad musical, que queremos consumir. Lo importante es estar informado y conocer diferentes puntos de opinión, para así poder decidir de mejor forma, los productos sonoros que mejor se acomoden a nuestros gustos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.