Julio Vallado: su personaje en La Desalmada

El actor y empresario Julio Vallado, nos cuenta de su participación en la telenovela La Desalmada, que terminó su transmisión el pasado viernes 29. Disfrutó su interpretación y espera desempeñarse en el medio por más tiempo.

MAV: ¿Disfrutaste hacer tu personaje en La Desalmada?

Julio: Sí, La Desalmada es una telenovela que tuvo mucho éxito, David es un personaje muy lindo y muy rico de hacer como actor porque tiene un arco dramático enorme. David es un cuate que vivía en una familia que parecería muy normal, muy tradicional, con los papás cercanos, casados; con sus amigos con los que jugaba en la calle, todo parecía muy normal.

No estaba acostumbrado a los problemas ni a que nada fuerte pasara en su vida, sin embargo, en la historia se van desarrollando cosas. Se enamora de una chava que fue prostituta, que estuvo en un tema de trata de blancas. Su mamá tiene una doble moral brutal, el papá es un político corrupto, entonces es muy rico hacer este tipo de personajes porque al tener tantas cosas que va descubriendo, va teniendo muchos matices.

Como actor te da la oportunidad de navegar en ese personaje, de mostrar diferentes facetas, y sin duda es el proyecto más relevante que he hecho en mi carrera, entonces se juntaron todos los ingredientes para que fuera un éxito y para que a la gente también le gustara mucho este personaje.

Definitivamente el personaje más importante hasta ahora en mi carrera.

TAL VEZ TE PUEDE INTERESAR: GABY MELLADO; SECRETOS DE UNA ACTRIZ

MAV: ¿Qué aprendiste de este personaje?

J: La nobleza, la empatía, si algo nos falta hoy en día a muchos es la empatía, de pronto todos estamos en un Rush pensando en salir adelante nosotros, en resolver nuestros temas financieros, de familia, de salud, de nosotros nosotros nosotros. Nos cuesta ver que cada persona está pasando por algo, cada persona tiene problemas y los problemas de cada quién son lo más importante para ellos.

A lo mejor es una tontería porque hay gente muriéndose de hambre, que no pueden ni tomar agua, sí, pero no los estoy viendo, yo vivo, me acuesto en la noche y sé que tengo un problema en el trabajo y para mí en ese momento es super complicado. También problemas sociales y todo esto lo vemos en las noticias pero no nos ponemos en sus pies.

Este personaje es sumamente empático y sensible a todas estas cualidades, es un gran amigo y todas estas cualidades a mí me dejan mucho, porque es como un círculo de abundancia, cuando uno tiene todas estas cosas, al final te va bien porque simplemente de hacer algo bien para el otro, te genera algo interno muy bueno.

Todas estas cualidades que tiene David me gustaron mucho, creo que yo también las tengo, sin duda David trabajadas al mil por ciento, esta inocencia y bondad es algo muy padre.

MAV: ¿Cuáles fueron las escenas más difíciles de grabar?

J: Yo creo que son todos los quiebres que tiene al final David, y no tanto por difíciles, sino desgastantes, al final de la novela tiene muchos quiebres fuertes, cuando se entera que la chava de la que está enamorado era prostituta. La manera en la que se entera, él se está lanzando como alcalde pero en medio del pueblo sacan una pancarta de ella diciendo que es La Fogosa, porque trabajaba en un table …

Toda esta parte del quiebre de la relación sentimental amorosa, sin duda es la parte más dura de haber hecho, y más desgastante.

MAV: ¿Te sentiste identificado con el personaje en algún punto?

J: Sí, la relación con mamá es super como la mía, mi mamá es super amorosa, lindísima, nada que ver con ella, sin embargo, pude sentir ese amor de madre con ella, pude sentir el amor, la química con Azela Robinson. 

Me sentí muy identificado en cómo alguien puede sentir la traición de la persona más importante te puede hacer algo, el dolor que existe, la conexión, me pareció increíble con Azalea, no por la situación que fuera igual, sino por la relación madre e hijo, creo que se cumplió muy bien y me sentí muy identificado.

MAV: ¿Qué esperabas al principio de tu carrera?

J: Me vi en este lugar, me vi aquí, siempre me vi haciendo tele, me gustaba y como tantas cosas además de la actuación, nunca le puse un peso que no le correspondiera, cuando le llegué a poner un poco más de peso a mi carrera y decir: “esto es lo que me define, esto es lo que quiero, nada más, y sino, no voy a ser feliz”, me frustraba, no me gustaba.

Le fui quitando ese peso y dejé que me sorprendiera, siempre en mi carrera donde pensé, es hacer telenovelas en México, confío en mí, confío en que lo voy a hacer y si pongo un extra puedo llegar a muchos proyectos más, pero la realidad es que me vi aquí. Estoy en el horario estelar, con uno de los personajes principales; para mí es como un sueño hecho realidad. 

Me la creo, me gusta y creo que vienen muchas cosas más.

MAV: ¿Qué prefieres, el teatro o la televisión?

J: Es muy diferente, esa sensación de adrenalina, de escuela, es el teatro, me gusta mucho, sin embargo el tiempo y esfuerzo que requiere hoy en día es tan alto que no lo haría muy seguido por mucho tiempo. 

No va tanto con mi estilo de vida, de estar en una misma ciudad, estar tantas horas ahí, a veces incomunicado, eso me cuesta trabajo, pero lo disfruto a montones. Si me dan a escoger, haría televisión, cine, series y cada cierto tiempo, meterme a una temporada de teatro donde acabe hecho polvo, feliz de hacerlo y luego otra vez regresar con todo.

MAV: ¿Qué esperas para el futuro?

J: He trabajado mucho la expectativa, cuando hice el personaje de Por Amar sin Ley, o ahora que hice este, o cuando hice antes Simplemente María, cosas así, yo esperaba todo, y al final te puedes desilusionar, no tiene éxito, sí tiene éxito, y he hecho cosas increíbles que ni siquiera se han transmitido. 

Dejé de tener expectativas altas con los proyectos, por lo mismo que causa frustración. Hoy busco la sorpresa de lo que venga y poniendo el corazón, el profesionalismo y el trabajo duro que he hecho antes, sumada a la experiencia que tengo ahora.

El libro y la vida dirían que las posibilidades son que ahora tenga una mejor carrera, sin embargo, nada está asegurado, simplemente voy a seguir enfocado en lo que sé hacer, trabajar duro, hacer castings, en seguir buscando como si este proyecto no hubiera existido, si esto me da un plus, qué bueno, sino, de todas maneras seguiré ahí porque es algo que amo y que nadie me lo va a quitar.

MAV: ¿Qué consejo le darías a quienes se quieren dedicar a esto?

J: Que primero sepa si es realmente lo que quiere, o nada más lo vio por ahí y se le hace cool, tuve muchos compañeros que no siento que fueran actores de oficio, sino que querían salir en tele, era un estilo de vida. Creo que hoy en día ya no tenemos que ser actores para ser famosos o para ser cool, puedes hacer miles de cosas.

Lo primero que haría es decirles que estudien, que se preparen y que en el proceso se convenzan de que realmente es algo que aman. Que estén dispuestos a estar incómodos y vulnerables por el resto de su vida para estar en esta carrera. Si están dispuestos a pagar ese precio, que vayan con todo el corazón y lo hagan.

MAV: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

J: Ahorita estoy muy enfocado en proyectos que no tienen nada que ver con la actuación, que tenía pendientes, los dejé justo por la novela. Espero que se arregle terminando este año, tener un poco más de tiempo.

Estoy viendo una obra de teatro con Odín Dupeyron, siempre me ha gustado mucho su trabajo, estamos viendo por ahí un texto para hacer algo y estoy en pruebas para algunas cosas que vienen el próximo año también en tele. Así que muy probablemente me tendrán en otro proyecto de televisión el próximo año y ojalá si se puede en teatro.

Agregó que siempre ha tenido el cariño de la gente, que le escriben, que están al pendiente de él. Tiene mucha emoción y sentimientos encontrados de que terminó La Desalmada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.